viernes, 19 de abril de 2013

Google, Twitter y Facebook tienen sus reglas sobre el destino de los perfiles

La muerte de un familiar o un amigo deja, más allá de la tristeza de los que se quedan, una serie de responsabilidades legales. En los últimos años, otro ítem se sumó a esa larga lista, que incluye la división de bienes, el inventario o la apertura de un testamento del fallecido: ¿qué hacer con la huella dejada por su vida online? ¿A quién pertenece esa memoria digital acumulada durante años?

Es posible que la persona fallecida tuviera un perfil en las redes sociales (Facebook y Twitter), se comunicaba con sus amistades por correo electrónico, hacía transacciones bancarias, colgaba fotos y tenía su propio blog. Precisamente, eliminar el perfil de un ser querido en Facebook, Twitter, o acceder a su cuenta de correo electrónico luego de su muerte, puede resultar largo, burocrático y bastante tedioso para la familia.

Servicios como Google, Twitter y Facebook tienen sus propias reglas sobre el destino de los perfiles de los usuarios que han muerto. Esto no impide, sin embargo, al usuario manifestar en vida lo que desea hacer con sus datos —o incluso bienes presentes en esos servicios—.

La semana pasada Google anunció una nueva función que permite manejar lo que pasará con las fotos, correos o videos relacionados con las cuentas que el usuario mantiene en sus servicios si el propietario muere o deja inactiva la cuenta.

Mediante la creación de un gestor de cuentas inactivas, Google proporciona los medios para preparar tu vida digital después de la muerte, de una manera que protege la privacidad y seguridad. Esta función hace posible para el usuario mantener el control sobre sus datos cuando muere o cuando deja de usar sus cuentas. Esto también puede ser una buena manera para que Google libere de carga sus servidores.

Gestor de cuentas

Google lanzó el "Gestor de Cuentas Inactivas" que sirve para que las cuentas que el usuario mantiene en sus servicios (Gmail, Google+, Picasa, YouTube, Blogger) puedan ser borradas automáticamente tras cierto periodo de inactividad o se puedan autorizar el acceso a determinados contactos de confianza. El usuario puede establecer el tiempo de inactividad de la cuenta, tras el cual notificará al usuario y a los "contactos de confianza" que ya no se está usando ese servicio, permitiendo que ellos obtengan sus datos.

Sin embargo, otras redes también ofrecen a los familiares (y usuarios) del fallecido formas de canalizar qué hacer con sus perfiles.

Opciones en Facebook

Facebook ofrece dos opciones: el perfil puede ser convertido en un monumento conmemorativo o ser eliminado. Según la compañía, ese memorial preserva la memoria del usuario y protege su intimidad, ya que no permite a nadie acceder a su cuenta ni agregar contactos. Fotos e informaciones enviadas siguen visibles sólo para el público con el que el fallecido ha compartido esa información. Facebook dice que no está permitido ceder las informaciones de acceso a la cuenta, ni siquiera los herederos.

También existen aplicaciones programadas para actuar después de la muerte, como “If I Die” (si yo muero). Esta aplicación de Facebook permite al usuario dejar programado mensajes, video o fotos para que aparezcan después que se compruebe su muerte. El usuario se apunta y deja tres personas de confianza encargadas de verificar la muerte del usuario y activar así el contenido que éste haya dejado preparado.

Twitter

El servicio de microblog Twitter permite que un familiar del fallecido solicite la desactivación de la cuenta del usuario. Para eso, la red social pide una serie de documentos, como el acta de defunción y copias de los documentos de identificación. Twitter también deja claro que no provee el acceso a la información de la cuenta, independientemente de la relación del solicitante con el usuario.

LivesOn para escribir después de la muerte

LivesOn es una aplicación de Twitter para escribir mensajes en la red de microblog tras fallecer. Esta app se basa en el análisis del historial de cada usuario de Twitter para mantener alimentado el perfil de la red social con los temas y artículos que habrían sido de interés para el fallecido. Así, seguiría en contacto “virtual” con sus amigos de la red.



En Instagram se envía un e-mail

En Instagram se debe enviar un e-mail al equipo de soporte para hacer este trámite. Se debe recordar que en estos casos, (a menos que alguien conozca las contraseñas de las cuentas) los familiares solicitan la eliminación del perfil y no toman el control de la cuenta. Es decir, los familiares no podrán entrar al perfil y postear entradas o aceptar amigos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada