Redes Sociales

sábado, 29 de enero de 2011

Estados del “feis”

05 de octubre

Si no se bailara, si no fuera carnaval indefinido, si no salieran las ganas por los poros, quizás la ocupación habitual sería el entierro de los seres traicionados, de los mentidos, de los pateados, de los estafados, de todos los abusados. Pero se canta, se baila, se celebra, no se olvida.

06 de octubre

Bolivianos, helados, prohibidos, callados, expuestos, odiados después de haber amado el paisaje y sus sombras humanas. Bolivianos excluidos, ignorados, parados en medio del ruido.

07 de octubre

Vendido por un beso a los pies de la cabeza de Zepita que donde andará, comprado por un queso parmesano a la orilla de una liga vencida en batalla de catre, así con claridad fue el sujeto objeto de deseos y rechazos.

08 de octubre

Intolerancia al abuso, de cualquier índole. Resistencia al dolor, al de huesos, al de la impostura. Multiplicación de recursos creativos. La obra es la corporización de un potencial estado de silencio parecido al de los muertos.

10 de octubre

Alguien vino anoche a despedirse amablemente en mis sueños pero yo no estaba. Debió dejar un papelito, una señal, una marca (que se hizo ya antes). Hubiera devuelto el recado con flores, o no.

12 de octubre

Se está moviendo la tierra con regularidad, van a salir unos hombres desde el fondo a ver la luz de nuevo y a abrazar a una o más mujeres compañeras y a sus hijos y a sus hijas. Un oportunista estará a la hora de la foto. Al mismo tiempo seguirá su curso el río y el humo en Santa Cruz. Seguirá la indecencia persiguiendo varones para una colección, seguirá la luna seduciendo al mar.

19 de octubre

Otra noche para crear y registrar la creación. Un proceso de transferencias y respetos, de sonidos perpetuos, de voluntad. De libertad, en suma. Como cuando se ama. El amor no destruye. Lo hacen las personas.

22 de octubre

He descubierto al amanecer, en el fondo de un ropero, un sonido nuevo. A su lado, antiguas falsedades, un trozo de una silla, una maga necesaria.

03 de noviembre

Hay de todo alrededor, perfume de albahaca, una maga envolvente, brillantes creadores, estafadoras, amigos desaparecidos en acción, un dolor que no cesa, una empanada abandonada en un bolsillo, la cama ancha, las cuentas que no cuadran. Es miércoles, estamos vivos.

10 de noviembre

Los buenos: los que callan, los humillados, los que aprendieron a hincarse velozmente, los que cocinan con receta. Los demás son el enemigo. Tal el estado de la razón cínica.

15 de noviembre

La vida suele devolvernos al camino con impulsos nuevos y con nuevas alegrías. Con ideas nuevas, con propósitos nuevos, con zapatos viejos, con nuevas líneas en las manos, con besos nuevos, músicas nunca escuchadas.

16 de noviembre

¿Qué será soñar con aceituna negra sobre aceituna verde? ¿Será como piedra negra sobre piedra blanca? ¿El advenimiento de una noche plena de aceite de oliva a la luz de una lejana galaxia amadrinada por el cielo de Oruro? ¿Una simple sobreingesta de pizza con ingredientes equivocados?

18 de noviembre

No se sabe cómo es, en verdad, un día perfecto. Un buen sueño, un buen amigo que compone lindo, unos ojos claros, una canción a medias, la hija y su humor, el mundo sonando. Pero hay deudas que saldar, también. Perfecto.

19 de noviembre

De los pies a la cabeza, es el transcurso de la foto. La luz está del otro lado. Arriba el sol, detrás uno de los pocos árboles que aguantan estoicos como el león Fido, herido de muerte. Alrededor un inusitado aroma a jazmín que viene del sur.

22 de noviembre

¿Hay un día para cada oficio humano? ¿Quién decide? Los días coinci den por lo general con santos y con santas. ¿San qué cosa será el día del narrador? ¿O santa qué el día del talabartero? Hoy le toca al músico tocar para su propio festejo, celebración.

23 de noviembre

Hacer una pausa para escuchar un trino desde el árbol, otra pausa para el aroma de un limón fresco. Una más para leer una frase de Guimaraes, otra para escuchar un acorde de Satie. Una pausa para apostar a la carta con su nombre. Después que vuelvan el apuro y el precio de las verduras, no importa.


Óscar García es músico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada