lunes, 9 de mayo de 2016

Nuestras fotos revelan más información personal de lo que imaginas


¿Se imagina que con solo la foto de su rostro se pueda saber dónde estuvo cenando con sus amigos la noche anterior?

El reconocimiento facial ya no es algo que solo pertenece a las fuerzas de inteligencia, ya que incluso algunos smartphones se desbloquean con este sistema. Un fotógrafo ruso, Egor Tsevtkov, ha puesto de manifiesto hasta qué punto una persona desconocida puede conseguir información nuestra con tan solo tomarnos una fotografía.

Para esta investigación el joven fotógrafo procedió a realizar fotografías a varios desconocidos que viajaban junto a él en el metro para después analizarlas en una aplicación open source de reconocimiento facial. La aplicación en concreto se llama “FindFace” y no es más una red social que cuenta con un mecanismo a través del cual se puede agregar amigos tan solo con subir una foto de estos. La aplicación hará una búsqueda entre todos los usuarios que muestren rasgos similares a los de la fotografía que hemos adjuntado y de esta forma nos llevará a su perfil donde tendremos acceso a la información personal que este usuario haya facilitado. Gustos, número de teléfono, dirección de email o registros de actividad en aplicaciones de geolocalización son algunos de los datos de una persona a los que podemos acceder con tan solo una fotografía.

El fotógrafo Egor Tsevtkov fotografió a las personas que estaban sentados delante de él en el metro. Al llegar a casa rastreó estas imágenes con FindFace y consiguió localizar a al menos 24 usuarios que tenían perfiles en la red social VKontakte, la competencia rusa de Facebook con más de 55 millones de usuarios. Con esto logró saber su nombre, dónde viven, su estado civil, profesión y ver fotografías de los mismos en situaciones personales. Para el fotógrafo no fue una situación precisamente cómoda y ha declarado que “Me sentía raro, porque cuando se aprende mucho acerca de la información privada de alguien como sobre la familia, o el trabajo, o sus mascotas se les ve de otra manera”.

El proyecto que atiende al nombre “Your Face Is Big Data” pone de manifiesto la falta de conexión entre las personas que creen que están compartiendo información personal y fotografías sólo con amigos, familiares y colegas, cuando en realidad dicha información es virtualmente pública, con lo tenemos que ser muy conscientes de qué compartimos y no hacerlo a la ligera. Una forma de evitar que su información personal quede al alcance de terceras personas es asegurarnos de que tenemos al día los ajustes de privacidad de Facebook. También puede ser interesante restringir quién puede ver nuestras imágenes de Instagram o quién puede mandarnos mensajes privados en Twitter. Recuerde que su privacidad es un bien preciado y está en sus manos, usted es quién decide qué, cómo y con quién la comparte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada