sábado, 25 de febrero de 2017

Los anteojos de Snapchat ya están a la venta

Snap es, según ellos mismos, una compañía de cámaras y por primera vez puso a la venta sus lentes Spectacles de forma tradicional, mediante un sitio web. Cuestan 130 dólares y por ahora solo están disponibles en los Estados Unidos.

Hasta que abrieron la venta online, los Spectacles solo estaban disponibles mediante unas máquinas expendedoras llamadasSnapbots que la empresa ubicada de forma sorpresiva en diversas ubicaciones durante un tiempo limitado.

Los anteojos de Snapchat debutaron hace seis meses y se convirtieron en lo que los Google Glass nunca llegaron a ser: lentes con cámara que la gente pueda usar sin parecer un androide. Al activarlos, los lentes sacan fotos o graban videos de 10 segundos y envían el contenido directamente a nuestra cuenta de Snapchat. Desde ahí podemos compartirlo en nuestra historia o con algunos de nuestros amigos.

Las gafas están disponibles en tres colores: negro, coral y turquesa. Vienen con un estuche cargador y su respectivo cable. Los accesorios por separado cuestan 50 y 10 dólares respectivamente. Según la tienda online, la entrega demora entre 2 y 4 semanas.


Las páginas de Facebook que usan fotos de niños enfermos para que hagas clic, estafarte y hacer dinero

Muchas páginas en Facebook no son lo que parecen.

Tienen fines supuestamente solidarios, pero buscan todo lo contrario: estafar a la gente.

Los administradores de la red social han eliminado recientemente dos cuentas que usaban fotografías robadas de un niño enfermo y aseguraban, falsamente, que tenía cáncer.

La madre del pequeño, que ahora tiene 3 años, vio las imágenes en internet.

Fueron tomadas el año pasado, cuando el niño padecía una forma grave de varicela.

Las publicaciones en Facebook prometían donaciones económicas para someterlo a una cirugía si los usuarios hacían clic en "Me gusta" y dejaban comentarios.

Más de un millón de personas compartieron una de las publicaciones desde que fue difundida a principios de mes, y cientos de miles reaccionaron.

Pero los expertos en seguridad informática dicen que los usuarios se ponen en peligro cada vez que lo hacen y que sería bueno plantearse si la información es cierta o si se trata de un fraude.


[LA PUBLICACIÓN SOBRE EL SUPUESTO CASO DE CÁNCER DE JASPER FUE COMPARTIDA EN FACEBOOK MÁS DE UN MILLÓN DE VECES.]

LA PUBLICACIÓN SOBRE EL SUPUESTO CASO DE CÁNCER DE JASPER FUE COMPARTIDA EN FACEBOOK MÁS DE UN MILLÓN DE VECES.


Sarah Allen dice que los estafadores de Facebook tomaron las fotos de su hijo de las noticias que fueron publicadas en internet sobre su caso de varicela en agosto de 2016.

La enfermedad de Jasper llamó la atención de los medios por su gravedad, y su madre llegó a hacer una petición pública al gobierno de Reino Unido para que la vacuna contra la varicela fuera gratuita para todo el mundo.

"Nos advirtieron de que la gente podría acceder a las imágenes porque si buscas en Google ´chickenpox´ (varicela, en inglés) sus fotos están ahí", le contó Sarah Allen a la BBC.

"Éramos muy conscientes de que podría pasar, pero no de esta manera".

Allen dice que algunos de sus amigos se pusieron en contacto con ella tras ver las publicaciones de Facebook, y le preguntaron si era cierto que su hijo tenía cáncer.

La británica envió varios mensajes a la red social para quejarse sobre la infracción de derechos de autor.

El 10 de febrero, le informaron de que una de las cuentas había sido eliminada por incumplir las normas de la plataforma.

Sin embargo, Allen dice que la página volvió a estar activa a las 24 horas sin ninguna explicación.

Sólo cuando los medios de comunicación, incluida la BBC, cubrieron su caso, Facebook dio instrucciones a su equipo para que revisara el caso.

Al principio, la empresa estadounidense sólo eliminó los posts fraudulentos sobre Jasper, pero después canceló por completo las cuentas asociadas a esas publicaciones.

De hecho, esas cuentas habían estado difundiendo informaciones con textos idénticos y con imágenes similares de otros niños.

Por ejemplo, las de otro joven que, supuestamente, "tenía cáncer".

Otras publicaciones mostraban a niños en hospitales y aseguraban que quienes las vieran tendrían años de mala suerte si no hacían clic en "Me gusta" y compartían la información.

Graham Cluley, experto en ciberseguridad, dice que éste fue un caso de "granja de enlaces", una técnica con muchos hipervínculos hacia otras páginas web que pagan por ese servicio.

A través de este sistema, los estafadores buscan que la gente interactúe con una publicación de Facebook para enviar más mensajes o vender el perfil y todos sus contactos a terceros.

"Hay muchas estafas que usan este tipo de imágenes emocionales y suelen hacerlo para ganar dinero", explica Cluley.

"Puede que después publiquen informaciones que aseguran que ganaste un premio y tratan de convencerte de que des tu número de teléfono y te inscribas en un servicio Premium, o te piden más datos personales".

"El problema es que la gente se cree todo lo que ve en internet y necesita ser más cuidadosa a la hora de hacer clic en ´Me gusta´ y compartir", señala el especialista.

Google descarta que el incidente en cuentas responda a un fallo de seguridad



Google ha reconocido que un "problema" está afectando a la identificación de las cuentas de algunos usuarios, pero ha descartado que el incidente se deba a un fallo de seguridad.

Desde anoche, usuarios de Google de todo el mundo han sido expulsados de sus cuentas así como de aplicaciones que utilizan su identificación a ella asociadas e instados a volver a iniciar sesión.

"Sabemos que algunos estáis teniendo problemas con la identificación. Por favor, volved a intentarlo. Estad tranquilos, la seguridad de vuestra cuenta no se ha visto comprometida", ha explicado la compañía en su cuenta de Twitter.

La tecnológica ha ampliado la información en su foro de ayuda a los usuarios: "Hemos recibido informes de que algunos usuarios han sido expulsados de sus cuentas de manera inesperada. Estamos investigando pero no hay nada de lo que preocuparse: nada apunta a que el suceso tenga relación con amenazas de 'phishing' o de seguridad".

Aunque ha descartado su vinculación con una brecha de seguridad, Google aún no ha hecho pública la causa de este incidente. (24/02/2017)

¿Quién es Jazz Egger, la mujer más buscada de Tinder?


Jazz Egger se convirtió en una reina de las redes sociales, al coronarse como la mujer más deseada de Tinder. La modelo y periodista británica, de 19 años, superó las 5.400 'matches' (coincidencias) en la aplicación de citas, todo un récord mundial.

Pese a los miles de pretendientes que tiene, la joven no encontró al hombre ideal en las 20 citas que concretó hasta el momento gracias a la red social, según publicó Infobae.

Ella es muy exigente a la hora de responder los mensajes de los hombres que intentan conquistarla. "Lo siento, pero esto se me fue de las manos. No puedo seguir contestando a todo el mundo, solo lo haré si tu mensaje es súper interesante", dijo Jazz.

Egger tiene, además, más de 26 mil seguidores en Instagram y contó que su sorprendente éxito en las redes se debe a su trabajo como modelo que le permite viajar por distintas ciudades.

Una de las propuestas más atrevidas que rechazó fue la de un millonario de Grecia, que la invitó a pasar una semana en yate, con todos los gastos pagados, incluido viaje de ida y vuelta. Otra que quedó en su memoria fue más extraña: "un tipo me pidió que fuera a un funeral con él porque quería que conociera a su madre muerta. Fue una situación muy paralizante", expresó.

viernes, 24 de febrero de 2017

Joven secuestrada fue rescatada gracias al Facebook

Una joven de 18 años estuvo privada de su libertad durante más de 15 días por un hombre que conoció casualmente. En una casa de Berisso, Argentina, la obligaron a drogarse y varios hombres abusaron sexualmente de ella. Fue rescatada por la Policía luego de que la chica lograra pedirle ayuda a su madre por Facebook.

La chica --llamada Clara-- contó a TN que estaba con una conocida en una plaza, cuando conoció a este hombre, al que identificó como Pablo, de 38 años. Subieron a su auto.

"Fuimos a su casa. Ahí me ofrece droga. Me pedía que tome cocaína. Yo ya había tomado alguna vez. Después le dije que no quería más, que me quería ir a mi casa", cuenta la joven al diario Clarín.

"Me amenazó con la pistola, me pegó. Me pidió que tenga relaciones con él, le dije que no y abusó de mí. Me tiró a un colchón, me ató. Estuve todos esos días tomando cocaína obligadamente. Me obligó a tener relaciones con otras personas", precisó Clara.

"Pablo se dedica a vender droga. Iba mucha gente ahí a buscar droga y a tener relaciones conmigo", continuó la joven. Agregó que la chica que la acompañaba se fue con otro hombre y que no supo nada más de ella.

Según lo informado por Télam, la madre de Clara denunció que su hija se había ausentado de su casa el 5 de febrero. Ese día, la mujer radicó un pedido de averiguación de paradero ante la Policía. Durante la madrugada del jueves, recibió por el chat de Facebook un mensaje donde su hija le pedía ayuda y le decía que estaba cautiva en la casa del hombre.

Con esos datos, se dirigió a la comisaría de Tolosa y aportó la dirección señalada por Clara, una casa situada en las calles 14 y 162, de Berisso, detallaron los voceros.

Efectivos de esa dependencia y de la policía de la Distrital Norte se dirigieron a la dirección indicada, donde fueron recibidos por un hombre que en un primer momento dijo desconocer a la joven buscada. Un vocero policial relató a Télam que en ese momento, cuando los efectivos se encontraban aún en la puerta, escucharon el grito de una mujer proveniente desde el interior, que decía "acá estoy".

Los agentes irrumpieron en la vivienda y el hombre logró evadirlos y escapar corriendo del lugar, añadieron las fuentes. En uno de los ambientes de la casa, encontraron a la chica en buen estado de salud general, aunque con algunos moretones en los brazos.

En la vivienda se secuestró un revólver calibre 32 sin proyectiles. Por orden judicial, la Policía realizó una serie de allanamientos en busca del sospechoso que continúa prófugo, en tanto en la fiscalía platense de turno se instruye una causa por privación ilegal de la libertad y tenencia ilegal de arma de uso civil.

martes, 21 de febrero de 2017

5 trucos para estar mejor protegido en Facebook



Facebook, una de las redes sociales más usadas, contiene detalles valiosos de las vidas de sus usuarios. Las consecuencias de que esa información sea pública pueden variar desde el robo de identidad, a hacer que las fotos muy privadas estén disponibles para un potencial empleador.

ESET, compañía especializada en la detección proactiva de amenazas informáticas, te enseña a personalizar los ajustes de privacidad en Facebook y las configuraciones de seguridad para proteger la información personal y mantenerse a salvo de filtraciones de datos.



Ahora toma en cuenta estos cinco consejos:



1.- Implementar las aprobaciones de inicio de sesión

Esta función exige un código de seguridad cada vez que se acceda a la cuenta de Facebook desde un nuevo dispositivo móvil, computadora o navegador. Ese código será único cada vez y enviará al número de teléfono celular que se haya registrado.

Para activar las aprobaciones de inicio de sesión hay que seguir estos pasos: Acceder a Configuración de la seguridad. Hacer clic en la sección Aprobaciones de inicio de sesión. Elegir la opción de preferencia y hacer clic en Guardar cambios. Se puede realizar una lista de dispositivos de confianza en los que no es necesario un código por cada inicio de sesión, pero se recomienda no incluir en este grupo a equipos públicos.



2.- Cambiar quién puede ver publicaciones de amigos en tu biografía

Desde la Comprobación rápida de privacidad se puede limitar quién puede ver lo que publican los contactos. Además, se puede filtrar para ser uno el único en ver ciertos datos, como año de nacimiento, correo electrónico o dirección.



3.- Habilitar la revisión de etiquetas

En la opción 'Biografía y etiquetado' dentro de Configuración se puede activar esta función.

Revisar todas las fotos en las que te etiquetaron antes de que aparezcan en tu biografía. Si bien no se puede controlar los ajustes de privacidad de otras personas, permite evitar que las mismas estén en la portada del muro personal de cada usuario.



4.- Personalizar la visibilidad de cada publicación

En cada publicación se puede elegir a quién destinarla. Además, se puede elegir que la opción por defecto sea compartir solo con amigos y cambiarla en casos particulares de ser necesario.



5.- Evitar acceder a conectar con alguien a quien no conoces

Aceptar y clasificar como 'amigo' a un desconocido le permitirá acceder al perfil personal y es probable que no se quiera poner a disposición toda esa información. Para más información haga clic aquí


lunes, 20 de febrero de 2017

Todavía hay vida más allá de las redes sociales y ellos lo saben



Cuesta ubicarlos, pero existen. La tendencia que se da en otros países, de abandonar las redes sociales, suma adeptos a cuenta gotas en Bolivia. “De aquí a algunas horas habré cerrado mi cuenta de Facebook”. Ese anuncio se convirtió en el epitafio virtual de Amaru Villanueva (31), quien abandonó hace un año la plataforma en la que participaba a través de un ícono con su imagen y semejanza.


En la vida cotidiana actual, los dedos recorren kilómetros de notificaciones todos los días en busca de entretenimiento. Están al tanto de lo que hacen sus contactos, de lo que opinan sobre tal o cual cosa, de cómo crecen sus hijos y sus mascotas, y de quiénes fueron al último junte de la ‘promo’. A ese cóctel de interacción social se suman noticias, memes, videos virales y publicidad. Una combinación de datos tan apabullante como adictiva.

Volver a lo básico
Toparse con gente joven que aún siendo nativa digital prefiere relacionarse a la antigua con el resto del mundo, llama la atención. “Me sorprende que les sorprenda”, responde el fotógrafo Alejandro Loayza (30) cada vez que le dicen que no pueden creer que hace nueve años que no tiene Facebook.


Estar fuera de las redes sociales no significa que se hayan convertido en ermitaños digitales ni que se hayan ido al campo a ordeñar vacas. Trabajan con internet, ‘googlean’ cosas como el resto del mundo y se mandan ubicaciones por WhatsApp. Solo no quieren pasar tiempo viendo la vida de sus amigos en internet. El motivo que los llevó a salir del ‘face’ es que ambos sentían que la plataforma les restaba más de lo que les aportaba.


Lo bueno es que viven la vida sin interrupciones permanentes, tienen menos distracciones, creen que la privacidad los exime del chisme y, al tener menos información a la mano, se sienten más ligeros.


Lo malo, lo reconocen, es que se enteran tarde de muchas cosas, puede que se pierdan de algunas oportunidades laborales y sienten que la distancia se acrecienta con los amigos que viven lejos.
“La gente que quiere encontrarse se encuentra igual, como se hacía en 1900, y si quieren seguir algún tema, hay otros canales para estar al tanto. Justificar el Facebook por esos motivos, son solo excusas”, dice Alejandro, que sacia su apetito informativo con Twitter, donde no ha escrito ni un solo tuit, y sigue a periódicos y a cineastas.
“No es que el resto de las personas sean prescindibles, es que no existe razón para que sus vidas, acciones y opiniones consuman una proporción tan grande de tu atención”, añade Amaru.

En carne y hueso
Micaela Camacho tenía 19 años cuando apareció el Hi5 y sus compañeros de la U se volvían locos espiando la vida de los otros desde la comodidad de un café internet. Ella nunca se abrió una cuenta. Tampoco lo hizo en Facebook, ni en Twitter, ni en LinkedIn, ni en nada que vaya más allá de un correo electrónico. No sabe lo que es existir en el plano digital, nunca puso un pie ahí, su cara no fue nunca un conglomerado de píxeles.


Una tarde sus amigas se juntaron en un chat común y ella participó acompañando a una de las que estaba conectada. “Todas hablaban al mismo tiempo y yo no entendía nada, pensé que hubiera sido más fácil que nos llamemos de una en una”, dice quien, en respuesta a un deseo propio, tiene solo una posiblidad para ver a la gente que quiere: en carne y hueso