miércoles, 9 de noviembre de 2016

Snapchat demuestra que seres humanos prefieren el entretenimiento a las noticias

El libro favorito de Evan Spiegel es "La insoportable levedad del ser" del novelista Milan Kundera. El cofundador de Snapchat debiera en realidad ser partidario de "El libro de la risa y el olvido" del mismo autor.

La risa y el olvido son los atractivos principales de la aplicación de mensajería y fotografía, cualidades que pudieran llevar a que su propietaria, la compañía Snap Inc, cotice en bolsa el año próximo entre 20 mil millones y 25 mil millones de dólares. Su mezcla de emociones positivas y fugacidad (la mayoría de las fotos y chats desaparecen después de ser vistos) es poderosa.

La temporada de Halloween es el período en que Snapchat se usa más, y no sólo porque su logotipo es un fantasma. Es el equivalente digital de familias disfrazándose y divirtiéndose entre sí. A diferencia de redes sociales más sobrias con gran contenido de noticias y de información, como Twitter e incluso Facebook, Snapchat es más un entretenimiento ligero.

El propósito actual de las redes sociales radica en divertir e interesar a los amigos cercanos, después de un período en el que la prioridad era acumular tantos usuarios y seguidores (no importa cuán distantemente relacionados) como fuera posible. Instagram, que es propiedad de Facebook, recientemente se autorediseñó para funcionar más como Snapchat, con un formato de "historias" que busca capturar el mismo espíritu despreocupado de los millennials.

No hace mucho, unas fotos que desaparecieran parecían ser poco más que un truco para salvar a los adolescentes de la vergüenza permanente del sexteo, o “sexting”. Pero numerosas personas, y rivales de Snapchat, subestimaron a Spiegel. Él resultó tener un agudo poder de observación para percibir los defectos en las redes sociales y diseñar un plan para aventajarlas.

El asunto se reduce al significado de "amigo". Mark Zuckerberg expandió a Facebook para convertirla en la red social líder del mundo definiendo el término liberalmente. Un amigo en Facebook no es lo mismo que un amigo del mundo real: muchos son amigos ocasionales o simplemente conocidos. Es por eso que el usuario promedio tiene alrededor de 150 "amigos" y Facebook tiene 1,7 mil millones de miembros.

Su enfoque de establecer la configuración predeterminada a "apertura" ha sido imitado por otras redes, especialmente Twitter, cuyo éxito se mide en términos de la cantidad de seguidores a la que un usuario puede difundir sus pensamientos. Eso explica el crecimiento inicial de Twitter y su influencia global, pero también es la razón por la que el crecimiento ha disminuido, ya que la gente se ha cansado de los abusos y de la presión de actuar en público.

Esta última tendencia alentó el surgimiento de aplicaciones de mensajería como WeChat, Line y las de Facebook: WhatsApp y Messenger. Éstas han restaurado la privacidad y la seguridad sobre la que se construyeron las redes sociales antes de sucumbir a las tentaciones financieras del crecimiento viral y de la enorme escala.

Snapchat es parcialmente una aplicación de mensajería, pero no del todo. De hecho, es deliberadamente bastante confusa: no hay instrucciones y hay que experimentar con ella durante un rato para descubrir cómo funciona. Se abre cuando se usa la cámara del teléfono inteligente, haciendo que lo más natural como primer clic sea tomar una foto o un video. Actualmente, Snap declara que simple y llanamente es "una compañía de cámaras", sin siquiera una mención de mensajes.

Esto se debe a que Snapchat es, en gran medida, visual y es un ineficiente medio para la comunicación por medio de texto. La mayoría de los usuarios envía fotos acompañadas de breves subtítulos y anotaciones con emojis a un reducido grupo de amigos, o enlazan imágenes de su día en lo que se llaman Historias, que pueden ser vistas por otros dentro de 24 horas. El servicio proporciona alegre diversión e intimidad, más que información.

A muchos lectores del Financial Times esto puede parecer una pérdida de tiempo, y contrasta con las redes profesionales como LinkedIn o con las aplicaciones de mensajería, pero es visceralmente atractivo: un estudio descubrió que los usuarios pasan un promedio de 25 a 30 minutos por día en Snapchat, y la clasificaron en segundo lugar, tan sólo detrás del contacto en persona, como una agradable forma de comunicación.

Estamos hechos para preferir el entretenimiento a las noticias, y la emoción a la información. Muchas redes sociales están diseñadas en base a la suposición opuesta, tomando la iniciativa del "número de Dunbar" popularizado por Robin Dunbar, un antropólogo británico. Él argumentó que nuestros cerebros evolucionaron para ser lo suficientemente grandes como para interactuar con círculos sociales de 150 individuos, razón por la cual numerosos usuarios de Facebook tienen este número de "amigos".

Pero 150 no es el único número de Dunbar. Él señaló que la intimidad se limita a grupos de alrededor de 30 a 50 individuos. Esto era cierto en el caso de los cazadores-recolectores prehistóricos y sigue siéndolo en el de otros primates. Los monos expresan intimidad a través del "acicalamiento social", como asear a los miembros de su grupo.

Snapchat demuestra la veracidad de este punto: los usuarios tienden a enviar imágenes risibles a este número de amigos cercanos. Es el círculo social en el que se sienten cómodos poniéndose en ridículo, y no teniendo que reflexionar cuidadosamente antes de publicar una imagen. Incluso existe un eco de acicalamiento social en los filtros de fotos y en los "lentes” para selfies que se pueden utilizar para alterar y mejorar sus imágenes.

Mientras más grande se vuelva Snapchat, más fuerte será el incentivo para dar cabida a anunciantes y a otros, y más frágil se volverá su ecosistema. Hasta ahora, ha permitido a editores como BuzzFeed y a anunciantes como Gatorade llegar a los usuarios de la aplicación sin sacrificar su intimidad esencial. Cualquier futuro paso en falso pudiera poner en peligro lo que ha hecho que funcione.

Spiegel ya ha demostrado la veracidad de su punto de vista. La atracción hacia la información ligera, los recuerdos, las payasadas y la risa está arraigada en la humanidad, tal y como lo demuestran diariamente 150 millones de usuarios de Snapchat. No lo olvides.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada