jueves, 30 de junio de 2016

Registran sedes de Google en Madrid en investigación fiscal

Las autoridades españolas registraban este jueves oficinas de Google en Madrid en el marco de una investigación sobre el pago de impuestos del gigante estadounidense de internet, confirmó a la AFP una fuente interna de la empresa.


"Estamos cooperando con las autoridades en España para responder a todas sus preguntas, como siempre", se limitó a señalar la empresa en un comunicado, garantizando que cumple "con la legislación fiscal en España" al igual que en los otros países donde opera.


Según el diario El Mundo, el primero en revelar los registros, funcionarios de la Agencia Tributaria buscaban verificar si Google ha declarado al fisco de forma correcta el conjunto de sus actividades en España.


La investigación a Google, que en Europa tiene su sede en Irlanda, va dirigida sobre todo al pago del impuesto al valor añadido IVA y a otro gravamen a compañías no registradas como residentes en España.


Un tribunal en Madrid confirmó que emitió la autorización para registrar las sedes madrileñas de Google a pedido de la Agencia Tributaria. Una fuente cercana a la investigación fiscal, contactada por AFP, confirmó las pesquisas, sin ofrecer detalles.


La noticia de las indagaciones en la capital española se produce un mes después de que, a finales de mayo, fueran registradas las oficinas de Google en París en una investigación por fraude fiscal.


Al igual que otras empresas estadounidenses, como Amazon o Facebook, Google está en el punto de mira de las autoridades de los países europeos y de Estados Unidos por intentar reducir su carga impositiva mediante su instalación en países donde los gravámenes son inferiores.


Irlanda es uno de los países donde el impuesto a los beneficios de las empresas es de los más bajos de la Unión Europea y del mundo, con una tasa de 12,5%. Los gobiernos de Estados Unidos y de los países europeos han comenzado a tomar medidas para revertir esa práctica, que a su juicio les previene de ingresar miles de millones de euros al año a sus cofres por ingresos fiscales.


En enero, Google aceptó pagar 170 millones de euros (188 millones de dólares) en impuestos atrasados al fisco británico. De su lado, Italia reclama más de 200 millones de dólares a Google, acusada de fraude fiscal durante varios años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada