domingo, 20 de septiembre de 2015

Expertos sugieren 5 medidas para cuidarse del ‘linchamiento digital’

No seguir el juego al agresor con respuestas, iniciarle un proceso penal, denunciarlo a los administradores de la red, maximizar la seguridad de la cuenta o cerrarla son las cinco recomendaciones contra el “linchamiento digital”, fenómeno que crece en Bolivia.

Al igual que un linchamiento, en el que el sospechoso de un delito es atado y golpeado por una multitud que no verifica a cabalidad si es culpable o no, en el “linchamiento digital” ocurre algo similar, pues a través de las redes sociales se lanzan críticas e insultos sin conocer la veracidad de los hechos y lo peor es la masificación, explicó la ciberactivista Eliana Quiroz.

Según los expertos, en Bolivia la era de las redes sociales tiene menos de tres años. Durante ese tiempo se percibió que si bien brinda utilidades al conectar a la gente, también hay un mal uso.

El “linchamiento digital” es un claro ejemplo, un fenómeno que crece cada vez más en el país, mencionó Quiroz. Si bien no se tienen cifras concretas de casos, éstas cada vez son más evidentes.

Entre los casos más conocidos está el de una presentadora de televisión de La Paz, quien en 2013 fue blanco de críticas e insultos en las redes sociales luego de que un video de ella en la intimidad se hizo viral. La mujer tuvo que renunciar a su trabajo.

Este año, dos reinas de belleza también fueron víctimas de agresiones cibernéticas por las respuestas que emitieron en un certamen. El caso más reciente está relacionado con el fallecimiento de una joven y un presunto feminicidio en las afueras de una discoteca de La Paz; usuarios crearon cuentas para defender a la víctima y otra para el supuesto agresor. En ambos se observa una serie de insultos y acusaciones.

“Denigran a la gente sin tener elementos de juicio, se califica a la persona, se emite comentarios agresivos y despectivos”, observó el ciberactivista Mario Durán.

Casos. El objetivo de las personas en las redes sociales es pronunciarse a favor o en contra, y eso implica un riesgo porque se desconoce si hay un criterio formado, indicó el ciberactivista Miguel Callejas.

El artículo 21 de la Constitución Política del Estado (CPE) señala que cada boliviano “tiene derecho a la privacidad, intimidad, honra, honor, propia imagen y dignidad”. Pero las normas, en general, no sancionan este tipo de actitudes.

No obstante, ciberactivistas recomiendan cinco maneras de protegerse y contrarrestar el “linchamiento digital”. La primera es no dar lugar a discusiones. “Es mejor no contestar insultos. Las respuestas, por lo general, suelen ser emocionales y nada racionales”, indicó Jhonny López, experto en redes.

Acudir a los administradores es la segunda opción, en el caso de que la persona ya sea víctima. “Facebook, por ejemplo, ofrece una opción para delatar actos de racismo”, destacó Durán.

La seguridad es esencial para crear una cuenta en redes sociales: contraseñas complicadas y restringir accesos a desconocidos, como tercera opción. Si el usuario ya es víctima de agresiones, cerrar la cuenta, al menos por un año, es la cuarta sugerencia, resaltó Callejas.

La quinta es la acción legal. El abogado Ariel Agramont dijo que se puede interponer la denuncia por delito contra el honor (difamación, injurias, calumnia), pero se requieren pruebas digitales.

Agramont informó que su oficina atiende al año 20 casos, en promedio, por “linchamiento digital”. “Las penas, si hay fallo a favor, van desde un mes hasta un año de reclusión. También están el resarcimiento económico y la satisfacción pública, pero los juicios suelen demorar”.

Detrás del agresor hay frustraciónDetrás de las personas que comentan o publican en redes sociales contenidos violentos hay frustración, inmadurez y ausencia de criterio racional, aseguraron tres psicólogos.

“Para emitir un criterio uno debe tener pruebas suficientes, pero en las redes sociales no hay tal. Vemos usuarios que tienen pocos elementos de reflexión y de madurez, son personas con un criterio poco formado”, señaló el psicólogo Róger Cuevas.

Según la psicóloga Sonia Paz, las personas que agreden, cualquiera fuera el tipo, demuestran un síntoma de frustración. “En psicología hay una figura que se llama el contagio de grupo, relacionado a la frustración, y es cuando en una manifestación marchan todos en una línea”, señaló Paz, al comparar este fenómeno con la actitud de los usuarios que se suman a las críticas e insultos sin conocer a cabalidad los hechos y sin que la Justicia haya determinado un fallo.

Para el psicólogo Regis Villca, las reglas de “solo mayores de edad” para crear cuentas son burladas por niños y adolescentes, que también contribuyen al “linchamiento digital”. “Cada persona refleja lo que tiene en su casa, por eso es muy importante que los padres controlen a sus hijos en cuanto a redes”.

La baja autoestima en víctimas

El “linchamiento digital” desencadena una serie de consecuencias psicológicas en la víctima. La depresión, la baja autoestima y el aislamiento son las más recurrentes. El psicólogo Regis Villca advirtió que es prácticamente darle una “muerte civil” y la recuperación suele tardar años, incluso con la ayuda de especialistas.

Ven a la autorregulación como la opción para frenar ‘ciberagresión’

Un diputado plantea un proyecto de ley para regular el uso de las redes sociales

Para frenar el mal uso de las redes sociales, que en la mayoría de las veces deriva en agresiones o “linchamiento digital”, los ciberactivistas coinciden en que será más útil la autorregulación que una norma regulatoria, tal como lo propone un asambleísta. Campañas masivas que recuerden la netiqueta para el uso correcto de redes sociales fue demandado por los cibernautas.

“La regla de juego es apelar a una autorregulación individual, es decir, no emitir opiniones sin saber de lo que se trata y frenar la violencia en las redes”, dijo el ciberactivista Cristhian León.

Mario Durán, otro ciberactivista, también se inclinó por la autorregulación y recordó la “netiqueta”, que son las reglas mínimas de convivencia en las redes sociales. La “netiqueta” es el protocolo de comportamiento para el contacto electrónico, que precisamente condena el mal uso de las redes. El nombre proviene de etiqueta, pues es la adaptación de ésta al mundo virtual.

Educación. “Se debe escribir demostrando educación, no insultar, emitir opiniones centradas y pedir permiso para publicar una foto, son tips que deben ser aplicados”, resaltó Durán.

No obstante, el diputado por el Movimiento Al Socialismo (MAS), Víctor Borda, sostuvo el miércoles que urge redactar una ley que regule el contenido de las redes sociales “desde el momento en el que se compra el chip del teléfono móvil hasta las publicaciones en los muros del Facebook”.

Justificó la propuesta en los actos de discriminación que se observan en las redes sociales. “Agreden, insultan, se meten con las familias e incluso se atreven a comparar de forma despectiva a las personas con animales”.

De acuerdo con el diputado, la redacción del proyecto estará lista en 30 días. Se prevé para las principales líneas la no vulneración de los derechos de las personas, como los actos de discriminación, y la tipificación de los delitos de carácter informático, para incorporarlos posteriormente en el Código Penal.

Los ciberactivistas coincidieron en que regular el uso de redes sociales mediante normativa sería vulnerar la libertad de expresión en el país.Al respecto, el asambleísta aseguró que “de ninguna manera se restringirá la libertad de expresión, absolutamente nada, porque lo que se busca es evitar los actos de discriminación”.

Moisés Sánchez, secretario ejecutivo de la Alianza Regional por la Libre Expresión e Información, señaló que en la región no se aplica la regulación en la redes sociales. El experto visitó el país para abordar las normativas sobre el acceso a la información pública.

“Las redes sociales son espacios públicos no muy distintos de lo que pueda acontecer en una plaza pública, donde si se habla contra una autoridad no necesariamente deberán llevar presa a una persona, de igual manera si estoy en Twitter”, explicó Sánchez.

Agregó que en Latinoamérica hay una tendencia de poner más límites en las redes, pero no a través de leyes. “Si se genera un mecanismo de control al grupo de opinión sería una señal muy perjudicial, muy mala, para todos los sectores de la sociedad”.

¿Qué es la ‘netiqueta’ para redes?

La netiqueta es un conjunto de normas de comportamiento en redes sociales: pedir permiso para subir fotos de otros, ser cortés, no insultar, no agredir, ni terminar una relación con una persona a través de una red social

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada