sábado, 8 de agosto de 2015

Los riesgos de usar apps para buscar pareja

El último paso antes de quedar físicamente con una persona a la que conociste por aplicaciones tipo 'Tinder' es "mandar la ubicación" y a partir de ahí todo es posible, desde una relación satisfactoria a otra arriesgada, aunque en realidad el riesgo para los usuarios comienza en el mismo momento de la instalación de la aplicación por las exigencias que requieren en los dispositivos electrónicos.

La privacidad se ve comprometida debido a que las aplicaciones
solicitan al terminal el imprescindible acceso a la geolocalización
del usuario, con el fin de saber la posición exacta y reflejarlo a
las personas conectadas más cercanas.

Un reciente estudio de IBM advierte que "más del 60 % de las
aplicaciones para ligar en dispositivos móviles son potencialmente
vulnerables a ciberataques, lo que puede suponer un riesgo para la
información personal de los usuarios."

El informe añade que "la mayoría tiene acceso a funcionalidades
adicionales del dispositivo móvil, como la cámara, el micrófono, el
almacenamiento, la localización GPS o el monedero electrónico", lo
que incrementa el riesgo de la ciberdelincuencia.

Así, a finales de julio pasado, la web de 'Ahsley Madison',
destinada a relaciones extramatrimoniales, fue "hackeada", lo que
puso en peligro la confidencialidad de los datos de 37 millones de
usuarios anónimos.

Apps para conquistar

Conocer gente, encontrar pareja o incluso solicitar relaciones sexuales esporádicas ya no depende tanto de las habilidades sociales sino de la posibilidad de acceso a numerosas plataformas que facilitan los contactos a través de dispositivos electrónicos.

El físico siempre ayuda pero este tipo de programas permite utilizar otro tipo de cualidades como la capacidad para compartir la propia imagen gráfica con credibilidad o la facilidad para expresarse en una conversación escrita.

Las aplicaciones más populares destinadas al "ligue" pueden
dividirse en dos grupos: las que están dirigidas a todo tipo de
público con preferencias ajustables según los gustos de cada persona
y las enfocadas específicamente a un público homosexual o del
entorno LGTB.

Entre las más formales figuran 'eDarling', 'Badoo', 'Match' o
'Meetic', en la que se puede encontrar auténticos tutoriales de cómo
registrar el mejor perfil personal, qué foto escoger o incluso qué
decir en el primer mensaje para aumentar las posibilidades de éxito.

¿Cómo funcionan?

La mayoría de aplicaciones tienen un funcionamiento similar,
aunque algunas como 'Happn' incluyen conceptos románticos como el amor a primera vista.

El usuario cuenta con un panel en el que aparecen las personas con las que se cruza en la calle que también tienen instalado el programa: si una le gusta, puede solicitar el contacto y, si esta lo acepta, comenzar a conversar.

Según la propia compañía, su uso aumenta en verano pues solo en
julio, en el caso de España, sus usuarios "se conectan hasta dos
veces más entre sí" además de "potenciar encuentros entre personas
de diferentes ciudades y nacionalidades".

También generalista, 'Tinder' ofrece los perfiles de posibles parejas de uno en uno: si al usuario le gusta alguien, debe "clickear" en el icono adjunto con forma de corazón y esperar la respuesta de la otra persona.

Si ella acepta el corazón, se podrá establecer una conversación; si no, el perfil se elimina del expositor personal.

Las especializadas

Las aplicaciones más orientadas hacia las citas sexuales han llegado a un alto grado de especialización para satisfacer distintas tendencias.
De las destinadas al público gay, las más populares son 'Grindr',
'Wapo', 'Gay Romeo' y 'Scurff', todas ellas con un funcionamiento
parecido a las generalistas aunque más orientadas hacia lo sexual
incluyendo la posibilidad de elegir roles (pasivo, activo o
versátil) o, en casos como 'Bearwww' o 'Growlr', destinada
específicamente a los homosexuales conocidos como "osos".

Las plataformas dedicadas a las relaciones entre mujeres también
tienen su hueco en 'Lcontactos' o 'Wapa', aplicación "hermana" de
'Wapo'.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada