lunes, 27 de julio de 2015

Bolivianos víctimas de ciberextorsión en las redes sociales por videos sexuales

"Recibí la solicitud de amistad en Facebook de una chica. De por sí, ella era linda. Me mandó un mensaje que decía: ‘Nos conectemos a Skype’ y yo le dije ‘claro’”. Con estas palabras empieza un relato de extorsión vía redes sociales de la cual fue víctima un joven sucrense hace un mes.

J. F. tiene 25 años y cuenta la historia de un error, del que -afirma- se arrepiente: "haber caído en ‘hacer Skype’ con una desconocida”.

Al igual que él, A. A., de 36 años, quien vive y trabaja en La Paz, sufrió hace más de una semana un ataque similar. "Sólo me dijo: ‘tengo un trabajo para mostrarte, ¿tienes algún email donde pueda mandarte?’, ‘¿tienes dirección de Skype para que pueda mostrarte?’”, recuerda.

El común denominador de este tipo de casos es que la extorsión se efectúa a través de las redes sociales; ¿el modo de operar? Pedir dinero a cambio de no difundir videos íntimos de carácter sexual, que los agresores consiguen con la web cam o hackeando las computadoras de las víctimas.


El camino a la extorsión
Luego de agregar al Skype a la joven desconocida, J. F. inició sesión. Sin mucha charla previa, el mensaje de ella fue directo: "¿quieres verme desnuda?”. La respuesta positiva no se dejó esperar. Después de observar una escena "fuerte”, desde su teléfono, fue incitado a hacer lo mismo.
Luego de satisfacer la petición de su interlocutora, y a tanta insistencia de ésta, dejó que la cámara enfocara su rostro. Apenas hizo esto, el tono de ella cambió de seductor a descortés: "Tu video está en YouTube, lo he publicado, pero está como privado. Si no quieres que lo haga público me depositas 200 dólares”.
Si este joven fue engañado de esa forma, A. A. fue chantajeado por un video que tenía en su computadora. Sin embargo, el proceso fue el mismo: le invitaron desde Facebook, vía mensaje privado, a unirse a Skype y una vez en contacto, la mujer le informó que tenía acceso a grabaciones suyas con una expareja.

"Entonces, a partir de eso empezó a difundir pequeños fragmentos de ese video, como fotos, diciendo que me iba a poner como alguien que es violador, pedófilo”, lamenta A. A, a quien le pidieron un depósito de 3.000 dólares.

"Patrullaje cibernético”

Los incidentes de este tipo se están dando con frecuencia en las ciudades del eje troncal, sostiene el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia de Cochabamba, Mauricio Méndez, quien informa que en lo que va del año se registraron al menos 30 casos. Cochabamba es donde ocurrió la mayoría, refiere.

Méndez explica que este tipo de accionar es frecuente. "Crean perfiles falsos y empiezan a sacar información de su víctima e incluso de los familiares para darle mayor credibilidad a sus chantajes”, explica. "Sólo que hay mucho silencio de parte de las víctimas”, reflexiona, antes de afirmar que los perjudicados tienen temor a denunciar.

Desde la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen de La Paz se explica que existe una oficina encargada de "patrullaje cibernético”. El director departamental de esta instancia, Gary Omonte, afirma que esta dependencia está en fase de evaluación de posibles casos y que se proyecta realizar un análisis cualitativo de éstos.

Correos y depósitos
Tanto A. A. como J. F. fueron obligados a crear una cuenta de Gmail para sostener "conversaciones fluidas” con sus victimarios. Los perjudicados relatan que durante los pocos días que mantuvieron contacto con estos desconocidos les amenazaban de forma constante para que realizaran los pagos. Una coincidencia más de las peticiones era que el depósito del dinero debía ser mediante Western Union, una empresa para realizar giros internacionales.

Por este motivo, infieren que no se trataba de una persona que vivía en el país, sino de un grupo de extorsionadores que operan desde el exterior. Al final, y luego de "romperse la cabeza” pensando en qué hacer ,optaron por denunciar el hecho en Facebook y YouTube.
"Le llamé a un primo que maneja bien el tema de internet, es informático. Le conté lo que me pasó y me dijo que mi video ya estaba en YouTube, ella lo colgó de todas maneras. Mi primo hizo una denuncia formal a YouTube y lo dieron de baja en media hora, ya no se ve”, relata una víctima.

Daño y autoestima
La psicóloga forense de la Fundación Redes, Miriam Rojas, explica que en este tipo de casos existe una fuerte afectación a la autoestima de las víctimas. Esta experta asegura que como el fenómeno es "relativamente nuevo” la gente no sabe cómo reaccionar ni cómo actuar, y tiende a cohibirse y a sentirse mal consigo misma.
"Influye mucho en la autoestima. La víctima no sabe cómo reaccionar debido a la falta de información, porque este tipo de delito es reciente. Pero lo que debe hacerse es denunciar ante la Policía. No se debe tener miedo”, asegura la profesional.
El presidente de esta fundación, Eduardo Rojas, explica que los afectados no deben centrar su mirada en la manipulación informática, sino en la extorsión, en el daño a la persona y no en el daño a su cuenta. "Muchas personas se olvidan de que cuando hay un caso de violencia hay que centrarse en cuál es la evidencia, que es elemento que coadyuva en la investigación”, comenta.

"No” a los desconocidos

Los afectados cuentan que tras el incidente decidieron cerrar sus cuentas de Facebook y reabrir otras sólo con contactos a los que conocen bien.
Tanto las víctimas, como los expertos y las autoridades policiales coinciden en que no es aconsejable colocar demasiada información personal en las redes y mucho menos aceptar como contactos a desconocidos.

"Estoy arrepentido por haber caído en esto, ‘hacer Skype’ con una desconocida”, reflexiona al final J. F. desde Sucre.

¿Cómo actuar?
Contactos Las extorsiones por medio de las redes sociales suelen empezar desde que alguien acepta a un desconocido como contacto en el Facebook. Expertos recomiendan sólo incluir a personas cercanas.
Privacidad Es recomendable guardar toda la información personal y de trabajo (fotos, videos, archivos) en un disco duro externo. El subir información a "la nube” puede permitir que hackers accedan a estos datos.
Denuncia Autoridades de la Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen explican que la denuncia de extorsión por redes sociales es necesaria.

Normativa y peritaje informático en Bolivia

Ante el surgimiento de casos de extorsión por medio de redes sociales en Bolivia, el presidente de la Fundación Redes, Eduardo Rojas, comenta que existe una fórmula para abordar el tema. Según dice, un error frecuente es centrarse en ver la vulneración de contraseñas o el hackeo como el hecho delictivo. Este experto recomienda que dichas acciones queden como evidencia digital.
"Entonces, cuando hay un crimen, el criminal deja algo y se lleva algo y ahí hay una huella digital. Con un peritaje informático se puede identificar el número IP, la computadora o el dispositivo desde donde lo han hackeado, incluida la identidad de sus hackeadores”, comenta.
Si se habla de la intimidad y la privacidad -explica- existe una cláusula en la Constitución que es la acción de protección de privacidad.
Desde Cochabamba, el director de la Fuerza Especial de Lucha contra la Violencia, Mauricio Méndez, afirma que estos casos se dan en toda Bolivia. Asevera que en La Paz, Cochabamba y Santa Cruz este fenómeno es más frecuente.
"Sólo que hay mucho silencio de parte de las víctimas”, reflexiona Méndez.

"Este año es donde hemos tenido más frecuencia de casos de violencia digital pero estamos trabajando en eso”.
Mauricio Méndez, director de la FELCV
Cochabamba

"El hecho de no estar informados de cómo funciona el sistema de internet nos hace vulnerables casi a todos, hombres y mujeres”.
Miriam Rojas,
psicóloga forense

"Existe una cláusula en la CPE que es la acción de protección de privacidad, o Habeas data, que se aplica en este caso”.
Eduardo Rojas,
presidente de la
Fundación Redes

"Es mejor no subir para nada imágenes o videos propios e incluso documentos o archivos importantes a la red”.
A. A. usuario de Facebook que fue extorsionado para que no publiquen información suya

"Estamos en fase de evaluación y vamos a hacer un análisis cualitativo. Estamos en análisis preliminar”.
Gary Omonte, director departamental de la
FELCC La Paz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada