lunes, 4 de mayo de 2015

Lo bueno y lo malo de las redes sociales

Como habrá podido apreciar el amable lector, hoy estamos viviendo una época de muchos cambios, donde la tecnología y la comunicación están dando saltos impresionantes y pareciera que nosotros, los nacidos en la segunda mitad del siglo pasado, nos sentimos cada vez más invadidos en nuestras vidas por las computadoras, las tabletas y los teléfonos inteligentes.

Ya en anteriores artículos analizamos los efectos del multitasking y de la procrastinación, que son el resultado de nuevos hábitos y formas de comportamiento que han invadido nuestra existencia en el siglo XXI y con las cuales debemos aprender a llevar nuestro diario vivir.
Este domingo, analizaremos otro de los efectos de la nueva era, que es el florecimiento de las redes sociales por internet, que nacen como resultado de la necesidad del ser humano de expresarse, de ser reconocido y de tener un sentido de pertenencia.
Como dijo el filósofo griego Aristóteles "El Hombre es un ser sociable por naturaleza”, pues para satisfacer sus necesidades tanto físicas como espirituales debe vivir en sociedad, y requiere de la ayuda y la protección de otros de su especie, motivo que lo lleva a conformar comunidades.

¿Qué es una red social?
Tomando en cuenta la concepción humana, la Real Academia de la Lengua define a una red como un "conjunto de personas relacionadas para una determinada actividad”; en tanto que para "social” establece que significa "perteneciente a la sociedad, socios, compañeros o aliados”.
De esta forma, estimados lectores, se podría definir una "red social” como una forma de interacción entre personas o grupos unidos por un mismo interés o una determinada característica, en donde se produce un intercambio dinámico de información entre los miembros, logrando un sentido de pertenencia y desarrollando un tejido que actúa por el bienestar de toda la comunidad.
Ya en el año 2000 surgieron los primeros sitios dedicados a formar grupos de amigos que llegaron a ser bastante populares, como ser MySpace, Friendster yTribe, el primero desarrollado en los Estados Unidos, que tenía como interés común entre los usuarios la música, convirtiéndose en una gran herramienta para que músicos independientes dieran a conocer sus propuestas.
Más tarde llegaron Twitter, Linked-In Facebook, Instagram y WhatsApp, entre otros, que actualmente están en pleno auge entre diferentes grupos de la sociedad, conformando verdaderas comunidades según los intereses que tienen sus miembros.

Desventajas y ventajas de las redes
Para continuar, estimados amigos, identificaremos algunas desventajas y ventajas que nos traen hoy en día las redes sociales: primero, veremos algunas desventajas:
Las personas, cuando están frente a su teléfono o tableta, no comparten su vida directamente con los seres que lo rodean. En esa línea, y tomando las palabras de un buen amigo, se puede decir que "Las redes sociales acercan a los que están lejos y alejan a los que están cerca”.
La comunicación virtual puede despertar en algunas personas comportamientos erráticos, donde se puede perder la inhibición y hasta llegar a no distinguir entre lo bueno y lo malo.
Esto puede provocar que se actúe de manera audaz y equivocada, sin tomar conciencia de que uno se está exponiendo a sí mismo, o aún peor, está exponiendo a otros, como por ejemplo con fotos, videos o comentarios inadecuados.
Es posible que alguien pueda convertirse en víctima de acoso, bullying o de suplantación de identidad, trayendo problemas graves de imagen que pueden afectar duramente a la vida personal o profesional de la víctima.
Finalmente, una de las mayores desventajas es que la vida de uno deja de ser privada en la proporción en que uno desea compartir su información con los demás.
A pesar de las desventajas que las redes sociales tienen, también presentan una serie de ventajas que pasamos a nombrar:
Las redes sociales pueden ser utilizadas con objetivos académicos o laborales, para el intercambio de información de interés para las actividades formales de los miembros de la red.
Según la Universidad de York, en Inglaterra, las redes sociales pueden favorecer la participación y el trabajo colaborativo (o coworking) entre personas situadas en diferentes lugares de una ciudad, de un país y hasta del mundo, es decir, permiten a los usuarios participar en un proyecto en línea sin importar que todos estén presentes en un mismo lugar físico.
Ayudan a construir una imagen personal, debido a que permiten a los usuarios compartir todo tipo de información, desde aficiones hasta conocimientos profesionales muy específicos.
De esta manera, por el aislamiento social del mundo actual, la interacción a través de las redes sociales permite a un individuo mostrarse a otros tal cual uno es.

*El autor, economista, es experto
en estrategia financiera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada