domingo, 26 de abril de 2015

Los hispanoamericanos usan más emoticons de bebés



Los países hispanoamericanos lideran el ranking mundial en el uso de los emoticonos del símbolo de bebé. Así se desprende de un estudio realizado por la empresa londinense SwiftKey para el que ha analizado más de 1.000 millones de mensajes de móviles en 16 idiomas, a la caza de más de 800 emoticonos, el cual muestra además que los países hispanoamericanos son los que más utilizan también el emoticono de la cara llorosa y el del emoticono con sueño.

SwiftKey desarrolla una aplicación de texto para predecir las palabras que más emplea cada usuario en Gmail, Facebook, Twitter y Evernote, y facilitar así la escritura de mensajes. Para el mencionado estudio se analizaron los emitidos desde octubre de 2014 hasta el pasado mes de enero. En el caso del español, la compañía ha distinguido los mensajes escritos en el español de España, el de los países hispanoamericanos y el de Estados Unidos.
Los datos se presentan desagregados emoticono a emoticono y también agrupados en 61 familias que, según la compañía, expresan un tipo de emoción similar o se refieren a un tema común.
Así, si se trata del uso de los iconos vinculados con los gestos felices, encabezan la lista quienes hablan turco, ruso y vietnamita. Los que menos los usan hablan francés, y curiosamente tampoco parecen dados a incluir gestos tristes (los forofos del lloriqueo y la tristeza se encuentran entre los hispanos de EE UU, los vietnamitas y los hispanoamericanos). Y no es que los francohablantes no se muestren expresivos, sino que parecen reservarse para mostrar puro amor: en el uso de los corazones ganan con creces al resto de países.
En el grupo de emoticonos que expresan ideas asociadas al romanticismo, sin embargo, triunfan los rusos y los alemanes —seguidos de los españoles—, frente a los vietnamitas, los menos efusivos, y que ostentan otro peculiar récord: parecen detestar los rostros de monos, apenas los emplean. Quienes más recurren a ellos, en cambio, viven desde Alaska a Tierra de Fuego y son latinos.
Los malasios, en contraste, no gustan del corazón, pero quedan en un primer lugar en el uso de los gestos de las manos, rezagando a brasileños y españoles.
En cambio, algunos tópicos se cumplen a rajatabla. ¿Quiénes teclean más los emoticonos relacionados con una fiesta? Los españoles, un 72% por encima de la media, y los italianos. ¿Quiénes hablan menos de alcohol? Los árabes y los turcos. ¿Quiénes conversan más sobre el mal tiempo? Los rusos y los canadienses. ¿Y del bueno? Los árabes y los australianos.
Siempre según el estudio, dan mayores muestras de religiosidad los brasileños, los hispanos y los latinoamericanos (que son también, junto a los malasios, quienes expresan tener más sueño). Mientras que en el extremo iconoclasta nos encontramos a franceses, alemanes y árabes.

Datos destacados y curiosidades del estudio

Entre los usuarios que más emplean símbolos relacionados con la violencia, destacan Canadá y EE UU. Si se invierte su orden, son también los dos países que insertan más iconos relacionados con las drogas —excepto el alcohol, que parece cosa de australianos— y con los gais y lesbianas.
Los vietnamitas y los franceses son los que menos usan los iconos relacionados con la homosexualidad, como el arcoíris y las parejas de mismo sexo dándose la mano.
EE UU es líder mundial en el uso del icono del muslo de pollo, la berenjena, la tarta de cumpleaños y la bolsa de dinero. Los autores del estudio califican el uso de la berenjena como “obsceno”.
Los países que más se sirven del icono del excremento sonriente son EE UU, Reino Unido y Brasil. Este icono pertenece a la familia de los divertidos, de la que los rusos resultan ser los menos afectos.
Estos son los líderes de cada familia de iconos: bebés (América Latina), gatos (Brasil), iconos de temática femenina (Reino Unido), violencia (Canadá), vacaciones (Australia), fiesta (España), tristeza (hispanos de EE UU), corazones (Francia), caras felices (Turquía), romanticismo (Rusia), flores (países árabes), gestos manuales (Malasia).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada