martes, 21 de abril de 2015

Google se une a la búsqueda del monstruo del Lago Ness

Hace 81 años, una fotografía parecía mostrar la existencia de un gigantesco monstruo en el lago Ness, Escocia; la imagen dio la vuelta al mundo. Google lo recuerda este martes con una animación que retoma el mito de la magia del sitio.

El 21 de abril de 1934, el diario londinense Daily Mail publicó la fotografía más famosa del monstruo atribuida al cirujano Robert Wilson, que mostraba lo que parecía ser una serpiente gigante saliendo del agua. Diarios de otras partes del mundo la retomaron rápidamente.

Desde el siglo VII se hablaba de él cuando, según registros retomados por historiadores, un monje cristiano aseguró haber visto al monstruo a punto de atacar a un hombre, entonces "en el nombre de Dios pidió a la criatura ‘volver a toda velocidad’, el monstruo regresó y nunca mató a otro hombre”, relata el sitio History.com.

Numerosas referencias se conocieron desde entonces. Pero la curiosidad de los diarios de Londres despertó cuando una pareja aseguró en 1933 haber visto a un enorme animal en el lago, lo que llevó a diarios locales a enviar a corresponsales al sitio y a ofrecer una recompensa de hasta 20.000 libras por capturar a la bestia, según el portal.

En 1934, Wilson se atribuyó la fotografía más esperada por los diarios y rápidamente desató una búsqueda del monstruo, con personas asegurando haber visto a Nessie,como se le nombró.

Fue hasta 60 años después, en 1994, cuando un hombre llamado Cristian Spurling dijo a la prensa británica que la fotografía había sido un engaño. De acuerdo con él, la imagen fue creada por su padrino, Marmaduke Wetherell, un famoso cazador al que el Daily Mail envió para capturar al monstruo.

Según Spurling, cuando Wetherell falló en cazar o incluso conseguir una foto, el diario lo despidió, por lo que decidió tomar un submarino de juguete al que pegó una cabeza similar a la de un dinosaurio y pidió a Spurling colocarlo en el lago, de acuerdo con un video de la leyenda del lago Ness publicado en el sitio de National Geographic.

Wetherell tomó la foto y luego convenció al cirujano de Londres de asegurar que era suya, señala la publicación.

En su doodle,el buscador retoma la explicación de Sterling, pero juega con que son estos pequeños monstruos los que desataron el escándalo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada