viernes, 24 de octubre de 2014

Tarija Concejo analiza norma que regule compra y venta en redes sociales



En la economía globalizada las empresas se enfrentan al reto de insertar sus productos en el mercado, de manera que cada uno disputa para que su producto sea mejor al del competidor.

Si bien el comercio electrónico funciona como una herramienta de desarrollo competitivo, sus características imponen riesgos para el desarrollo de sus propias actividades, ante lo cual se requiere de una política y un marco regulatorio para promover el comercio electrónico seguro.
A partir de ese hecho, el Concejo Municipal de Tarija, mediante la concejal secretaria, Delia García, prepara una norma que permita regular las actividades comerciales en las redes sociales en la provincia Cercado.
De acuerdo a la legisladora, hay preocupación entre los concejales sobre el peligro en que se constituyen las redes sociales, pero reconocen su importancia en la actividad comercial y educativa. La inquietud se refleja por la venta indiscriminada de productos comerciales, e incluso de drogas o armas. La consideración y aprobación de una ley expresa que norme, controle y regule, permitiría también evitar casos de trata y tráfico de menores, asegura.
Con esta norma, el municipio de Cercado podría dar los primeros avances en el establecimiento de este marco regulatorio, con la promulgación de una ley que promueva el comercio electrónico de forma segura.
Entre las acciones regulatorias estarían el bloqueo o filtro que se aplique al enlace del servicio de internet. Es decir, que si se bloquea un sitio, dicho espacio será encerrado en toda la red del abonado.
García considera necesario contar con una opción de prevención, para evitar que las y los jóvenes accedan a cualquier sitio peligroso o no apto para su edad, ya que los niños debido a su inexperiencia, curiosidad e inocencia intentan investigar sobre lo desconocido.
La Concejal reconoció que es difícil regular la actividad de las redes sociales, sin embargo expresó que para ello se accederá a la experiencia de países como Nicaragua, donde se logró imponer una medida similar, además de recurrir al aporte de diferentes instituciones.
Dijo que en la experiencia de ese país, se logró la regulación mediante la autorización de las firmas electrónicas como medios legales para concertar transacciones económicas y la información de intereses del usuario sin necesidad de un respaldo físico. Sin embargo, la ley se limita a normar la certificación y no tiene alcance sobre el uso.
Asimismo, esta autoridad legislativa edil considera que alcanzar la mejor forma de prevenir el acceso a contenidos prohibidos, está en saber educar y concientizar a las personas que utilizan internet. El diálogo es el mejor instrumento de prevención para los riesgos que existen en la web, y esto debe surgir desde los hogares, añadió.
De reglamentarse el buen uso de redes sociales, se podría constituir en la primera norma municipal que se cuente y sirva de referente para municipios del país, donde se presentan similares problemas.

Implica a la sociedad
Entre tanto, el concejal Sergio Gallardo, considera que una norma que regule la actividad en las redes sociales implica en parte la competencia municipal. Sin embargo, asegura que implica a la sociedad en su conjunto porque relaciona a temas sensibles como la trata y tráfico de menores, que al constituirse en un delito penal es regulado por el poder judicial, cuyo tratamiento debe hacerse en la Asamblea Legislativa Plurinacional.

Crece número de conexiones a internet en el país

El número de conexiones por el servicio de internet en el país casi se duplicó entre 2012 y 2013. De acuerdo con información de la Autoridad de Regulación y Fiscalización de Telecomunicaciones y Transportes (ATT), de 1,96 millones subió a 3,56 millones, representando un crecimiento del 81 por ciento.
La mayor parte de las conexiones son enlaces móviles, como se hacen a través de un módem o teléfono inteligente, que reducen los requisitos de acceso a este servicio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada