lunes, 9 de junio de 2014

Como evitar el peligro de los correos no deseados

Los correos no deseados o spam son una carga pesada para el uso de correo electrónico desde hace años. Últimamente estos correos se han visto disminuidos por el uso de las redes sociales. Recordemos que muchos de estos correos solo tenían contenidos de publicidad pero cuando estos correos contienen archivos maliciosos y se disfrazan de comunicaciones de empresas y sitios de fiar, el asunto toma matices muy peligrosos. Por ejemplo en Alemania un ataque masivo ha afectado a miles de usuarios y que termina con el robo de los datos bancarios de las víctimas. Un tipo de ataque que se repite cada poco tiempo y que puede provocar importantes pérdidas al usuario. El proceso del ataque es el siguiente. Primero el usuario recibe un correo que se disfraza de una comunicación legítima pero que en realidad proviene de un cibercriminal. ´Se utilizan empresas para el engaño como bancos. El contenido de los correos es una clave para identificar el engaño, muchas veces una de las claves son los errores del texto e incluyen el reclamo del pago de facturas que supuestamente no se habían abonado. Una vez que el usuario abre las falsas facturas adjuntas o abría en el navegador los enlaces maliciosos, de inmediato se produce la descarga de un troyano bancario capaz de robar los datos personales del usuario.

Para evitar estos peligros, G Data ha elaborado una serie de siete consejos:

1. Utiliza una solución de seguridad completa que incluya protección en tiempo real, cortafuegos y un filtro contra el correo no deseado. Existen en el mercado numerosas soluciones gratuitas y de pago que pueden evitarnos más de un disgusto.

2. Un correo que provenga de un remitente desconocido o sospechoso, mejor en la papelera. En ningún caso debemos abrir un archivo adjunto que venga con este mail.

3. Resulta muy recomendable analizar los archivos descargados con un antivirus antes de abrirlos.

4. No responda un correo electrónico sospechoso. Es una forma de decirle a los cibercrminales que su puerta está abierta para futuros ataques.

5. Por norma general, no revele ningún dato personal a un remitente que sea desconocido o introduzca sus datos personales en una web de aspecto sospechoso. Esta información podría utilizarse para reforzar el ataque de los cibercriminales.

6. No se debe realizar una transferencia bancaria a un organismo o persona desconocida a pesar de que se indique así en el correo electrónico recibido.

7. Por último, G Data recomienda reducir al máximo la publicación de nuestro correo electrónico en sitios como foros o libros de visita en la web. Para estos casos, es mejor crear una cuenta de correo secundaria en la que se utilicen muy pocos datos personales y no se juegue con información sensible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada