lunes, 7 de abril de 2014

Pandilla usa facebook para crecer en Cochabamba y mata a sus rivales

“Hola cumpas, el día jueves habrá reunión de Los Chicos de los Andes (CH.D.L.A) urgente para hablar del Corso de Corsos, del Corso de la avenida Suecia y acerca de los bautizos de los nuevos y nuevas que quieren entrar a la Mara, llámenlos al Latini o al Misi”.

Este es uno de los avisos, plagado de faltas de ortografía, publicado en el muro de Facebook del líder de la pandilla o Mara, Chicos de los Andes. El grupo tenía hasta ayer 593 integrantes en la página que abrieron en la red social para citarse, relacionarse y compartir fotos. Es imposible acceder al contenido del grupo que fue creado con el rótulo de “cerrado”, pero sí se puede conocer sus actividades entrando a los muros de sus miembros.

Los Chicos de los Andes es el nombre de una pandilla que se hizo conocida en la sociedad porque algunos de sus integrantes fueron vinculados con el homicidio de El Ruso el día del Corso de Corsos. Algunos periodistas informaron que el crimen ocurrió por el robo de un celular, pero las investigaciones apuntan más bien a una cuestión de rivalidad pues El Ruso (apodo por su nacionalidad) pertenecía al grupo Gígolos y ADX.

En el muro del líder de Chicos de los Andes, existen amenazas contra los Gígolos como “Para que vean hijos de p... no pudieron c.... ahora c... basuras Gígolos”, “Perros, son perros así, poco a poco me están pidiendo disculpas diciendo que nada que ver, solo algunos nombres se salvarán los demás c....Gígolos una polla basuras”.

Las pesquisas privadas y policiales de la muerte de El Ruso lograron dar con un integrante del grupo que, presionado, contó varios detalles, según el abogado de la familia de El Ruso, Dante Reyes. Por ejemplo, que los miércoles y sábados, los CH.D.L.A. se reúnen cerca del Cine Center, aunque también pueden citarse en el hipódromo o en locales.

En las redes sociales es difícil encontrarlos porque la mayoría usa dos puntos sobre las vocales de sus nombres y apellidos.

Hombres y mujeres integran el grupo y se someten a bautizos que son dirigidos por el líder. El lenguaje con el que se refieren a las mujeres es machista, como si ellas fuesen de su propiedad. Frases como “Somos los CH.D.L.A a las chicas que tenemos las volvemos p....”. Sin embargo, las jóvenes no se sienten ofendidas y más bien ruegan por fiestas donde beben de baldes y fuman. Luego salen a pelear con otros grupos, armados de cadenas, cuchillos, bates e incluso armas de fuego según el testimonio. La misma persona dijo que integran la pandilla los dos hijos de un “pesado” delincuente que purga una condena en una cárcel de Cochabamba.

CONFLICTOS SOCIALES La pandilla es contratada por una dirigente para infiltrarse en marchas de protesta o en conflictos sociales, para hacer destrozos y hacer estallar la violencia. Participaron, por ejemplo, en los enfrentamientos que hubo en la Universidad Mayor de San Simón a causa de un acto electoral.

Esta dirigente los protege, contrata abogados para ellos e incluso los acompaña a sus audiencias. Todos la llaman “La mamita de los Andes” y le temen.

Hace cuatro meses, el líder de la pandilla fue detenido en una cárcel por matar a otra persona, con una botella de vidrio, en una discoteca. Mientras su situación legal “se soluciona”, dejó a encargados de la mara. Uno de ellos, conocido como el Moqo Danny fue enviado a la cárcel recién, como el principal sospechoso de matar al Ruso.

DESCUIDO En los últimos dos años, varios crímenes y atracos en Cochabamba fueron perpetrados por pandilleros. Estos grupos juveniles han crecido en un 8 por ciento según datos del propio Gobierno, pero hasta ahora no existen políticas reales para frenarlos.

En la mayoría de los países del mundo, la Policía cuenta con una unidad especializada en el control de pandillas, pero en Bolivia ni siquiera existe un protocolo de registro y seguimiento de las mismas.

Ocasionalmente, algún jefe policial levanta información sobre la cantidad de pandillas y la lista de las mismas, pero los datos se diluyen en el tiempo porque a otros jefes no les interesa indagar si los adolescentes o jóvenes que caen presos por distintos delitos, pertenecen a alguna pandilla.

Es así que los CH.D.L.A, no figuraban en las ocasionales listas de pandillas de la Policía, pese a que según cuenta el mismo líder, en su muro del Facebook, el grupo nació el año 2002, luego de una pelea campal con otra “mara”. Desde entonces celebran su aniversario cada 10 de noviembre con fiestas donde abunda el alcohol, el cigarro y, por las bromas que se hacen entre ellos, también las drogas.

La falta de recursos de la Policía y de políticas antipandillas serias, están permitiendo la expansión de estos grupos que, cada vez más, se dedican a robar, destruir y matar.

Gobierno dice que hay 106 pandillas que delinquen en Cochabamba

Hace cuatro meses, el ministro de Gobierno Carlos Romero reveló que en Bolivia existen 762 pandillas y que esa cifra aumentó en un 8 por ciento con respecto a 2011. En Cochabamba, de acuerdo a ese registro, existen 106 pandillas integradas por 3.195 personas, de las cuales 2.666 son varones y 529 son mujeres.

En todo el país, existen 25.219 pandilleros. De acuerdo al estudio presentado por el Gobierno, seis de cada diez pandillas delinquen: robos, hurtos y atracos (61 por ciento ), riñas y peleas (30 por ciento ), agresiones (2,4 por ciento ), acogotamientos (4 por ciento ), extorsión y amenazas (2 por ciento ) y atracos, violaciones, asesinatos y secuestros (1 por ciento ). Las autoridades se alarmaron porque la edad de reclutamiento de miembros en las pandillas bajó de los 15 a los 12 años, tienen armas blancas y consumen drogas.

Pandilleros reclutan a nuevos miembros en los colegios

Los adolescentes, desde los 12 años, son reclutados en sus unidades educativas, aprovechando la falta de control de los padres que trabajan, las rupturas familiares o la migración de los progenitores, confirmó el ministro Carlos Romero.

Las pandillas ahora son más violentas. En los meses de octubre y noviembre de 2013, se enfrentaron en batallas campales con la Policía. El 2 de noviembre, 164 menores de 11 pandilas atacaron el módulo policial 40 de Pucarita Chica, en Cochabamba. Decenas de menores fueron aprehendidos.

Los dueños de locales, además de algunas amplificaciones y radioemisoras alientan el crecimiento de pandillas por motivos económicos. Les organizan fiestas vespertinas y las presentan como si fuesen grandes personajes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada