domingo, 27 de abril de 2014

El Barrio Chino y los criminales prontuariados ya tienen Facebook

El tradicional mercado Barrio Chino de Cochabamba, de la avenida Pulacayo y República, ya tiene su sucursal en el ciberespacio. Es más, las ventajas de la tecnología han permitido que los administradores de la página en la red social de Facebook abran sucursales digitales en los 9 departamentos del país.

El Barrio Chino es un submundo al que acuden diferentes tipos de personas. Aquellas que quieren “aprovechar” que la mayoría de los objetos expuestos es robada y vendida a precio de “gallina muerta”. También están las que han sufrido el robo de cualquier pertenencia y que, en su afán de recuperarla, van a buscarla y se animan a comprarla de nuevo. La página en el Facebook, ha facilitado, de cierta forma, la búsqueda de los objetos robados, pero también esconde varios riesgos.

El 5 de abril, delincuentes entraron en la casa de la madre de un fotógrafo profesional, en el barrio El Sausalito, y se llevaron varios equipos y enseres, entre ellos una laptop y una cámara fotográfica Nikon D7000 que fueron adquiridas de páginas de internet en Estados Unidos.

Dos días después, el 7 de abril, Jorge A. y su hermano pusieron un aviso en la página del Barrio Chino del Facebook comunicando su deseo de comprar una cámara igual. Con un mensaje interno (inbox), un delincuente se contactó con el fotógrafo para ofrecerle un equipo.

Dos hombres y una mujer de entre 20 y 30 años se presentaron en el foto estudio de la víctima con un maletín y, con gran sorpresa, el fotógrafo reconoció la cámara y el estuche que le habían robado de la casa de su madre. Llamó a la Policía y un hombre fue arrestado. Los otros dos escaparon.

El detenido confesó que los otros objetos robados estaban en una casa cerca del parque Kanata. Fueron con él a ésta y a otras viviendas de donde recuperaron televisores, refrigeradores, licuadoras, la laptop y otros objetos robados al fotógrafo. El aprehendido fue liberado “por falta de flagrancia” y al concluir esta semana, la víctima seguía peregrinando de un lado a otro para que el fiscal le devuelva sus pertenencias.

En la página Barrio Chino hay ofertas de todo tipo. Gente que va habitualmente a este mercado y que no solo sabe reconocer la mercadería robada o de baja calidad, sino que además sabe lidiar con vendedores que son agresivos y malhablados. Ante la gran cantidad de seguidores en la página, tiene 31.842 fans, también publican sus ofertas microempresarios, boutiques, prestamistas de dinero y personas comunes que muchas veces son estafadas. Por ejemplo, Juan Carlos, un arquitecto, puso en oferta una máquina especial que costaba 1.000 dólares. Le contactaron inbox, le visitaron en su casa hace dos domingos y le pagaron con dólares falsos.

Quiso identificar plenamente al delincuente y descubrió que su cuenta en Facebook era falsa y fue cerrada después del incidente. Por ello, el administrador de la página advierte que no hay que dar anticipos y que toda transacción debe realizarse en lugares públicos, verificando la autenticidad de la moneda. Además, publicaciones deben tener precio y foto del producto. Una vez vendido, la publicación “debe” ser eliminada.

Aunque está prohibido comprar o vender armas y drogas, alguna vez han sido publicadas ofertas de armas de fuego que desaparecieron luego de la transacción.

MUROS DE DELINCUENTES

Este diario verificó que en el Facebook existen cuentas de delincuentes prontuariados, especialmente monrreros (especialistas en el robo de domicilios). Estas personas, aparecen en fotografías y, aparentemente, usan su muro para contactarse con familiares y conocidos, como todos. Sin embargo, entre sus amigos, es posible identificar a delincuentes de otras ciudades con los que interaccionan. En el Facebook existe un chat interno y estas conversaciones, hasta donde se sabe, no pueden ser “pinchadas”.

ALERTA DE OPERATIVOS El internet sirve para todo. También han sido creadas páginas de supuesta ayuda al ciudadano, en las que se lanzan alertas sobre los puntos donde la Policía está haciendo operativos, para que los suscritos a estas páginas tomen sus recaudos y evadan los controles.

La intención de los administradores de estas páginas en el Facebook es “evitar abusos y coimas”, pero la información es diseminada sin restricciones y delincuentes que huyen de un atraco pueden beneficiarse con la impunidad.

Una muestra de ello es que el 22 de abril, pocos minutos después de que un librecambista fuera atracado a tiros en la avenida América, y la Policía activara un Plan Z en avenidas y calles para dar con los delincuentes, estas páginas advertían de los puntos donde habían controles para evadirlos, con fotos de celular incluidas.

PORNOGRAFÍA

La cantidad de páginas en la red y en Youtube (aplicación para ver videos de todo tipo), con ofertas sexuales y de pornografía, es incontable. Existen portales con pornografía made in Bolivia en los que se difunden violaciones sexuales y relaciones íntimas de “personas famosas” como las modelos. Los exnovios de estas víctimas lucran vendiendo esos videos a estos portales. Los administradores de los mismos ganan centavos de dólar por cada descarga y se hacen ricos a costa de vulnerar los derechos a la privacidad y a la dignidad que tiene todo ser humano.

CIFRAS PREOCUPANTES Estas páginas son frecuentadas por adolescentes. Según datos de la Consultora Multidisciplinaria Capacitación y Desarrollo (CADE) y la Fundación Redes, en un estudio realizado en Cochabamba y La Paz, en 2010 y 2011, se logró establecer que 7 de cada 10 estudiantes que ingresan a internet para hacer su trabajo de colegio terminan accediendo a juegos, música, publicidad y pornografía, 7 de cada 10 se contactan con personas desconocidas a través de Facebook, Twitter o alguna otra sala de red social y 7 de cada 10 se muestran a través de la cámara web. Tres de estos 7 colegiales, llegaron a tener encuentros reales con desconocidos.

Estos estudiantes son potenciales víctimas de pedófilos y personas que se dedican a la trata y tráfico de personas, con fines de explotación sexual o laboral. El mismo estudio reveló que 10 de cada 10 estudiantes vieron una pelea de sus compañeros de colegio grabada en sus celulares, 10 de cada 10 conoce a alguien que ha sido víctima de ciberacoso.

DELITOS INFORMÁTICOS

Al margen de la delincuencia común, el internet es también utilizado por piratas cibernéticos para cometer múltiples delitos como el pishing (falsos anuncios de bancos que piden datos o contraseñas de cuentas a clientes), hacking (evadir contraseñas para robar información de una empresa), Sexting (envío de contenidos sexuales o eróticos a través de celulares), ciberbullyng (acoso que en el mundo terminó en suicidios de adolescentes, en Cochabamba se conoce un caso), Grooming (pedófilos que contactan a niños), Ciberplagio (apropiación de contenidos del internet para presentarlos como propios), Spam (mensajes no solicitados con fines comerciales).


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada