viernes, 7 de marzo de 2014

Claves para llevar tu blog al estrellato del egobloguerío

Mucho se está hablando de las it girls y las egobloggers (creadoras de blogs con tintes muy personales). A veces fascinados por sus increíbles looks, otras criticando sus desaciertos. A muchos les gustaría llevar esa vida, por eso hoy te vamos a dar las claves para que te conviertas en egoblogger en sencillos pasos. ¿Preparadas? ¿Listas? ¡A posar!

Ábrete un blog

Está claro que el punto básico para ser una “egoblogger” es abrirte un blog, pero no sólo eso, también crearte un perfil de Twitter, cuenta de Instagram y página de fans en Facebook (esto lo veremos más adelante). A la hora de escoger un nombre para tu blog hay varias técnicas: la primera de ellas es coger un rincón de tu casa o una prenda + tu nombre: El armario de Laura, Los zapatos de Vanesa, La chaise long donde deja tirada la ropa Rigoberta, etc.

La segunda técnica es utilizar palabras en inglés + tu nombre o + otra palabra en inglés (como style o fashion): Sweet Hipólita, Sweet Style, Manolita Fashion (porque Manolita Moda suena a tienda de pueblo pero Manolita Fashion ya es chic) o tu nombre con un apellido extranjero como Templanza Barrows Style.

La tercera técnica es, como la mayoría de los nombres wow ya están cogidos, copiar alguno adaptándolo a ti, en lugar de The Blonde Salad puedes llamarte La ensaladilla rusa morena o en lugar de Collage Vintage puedes llamarte Patchwork Moderno.

Los #hashtags te dan la vida

Empieza a #hablar usando todo el rato #hashtags y linkeando siempre a tu blog, menciona a todas las marcas que te envíen cosas y sube una foto a #Instagram. Como al principio no te van a enviar ni una mísera factura tendrás que maquillar un poco la realidad y #pensarenblogger. Por ejemplo, te has despertado y te has puesto un café y tu madre te ha ofrecido unas galletas: #piensaenblogger, haz una foto bonita y sube a Twitter.

Strike the pose

Si quieres ser una egoblogger tendrás que posar como una egoblogger. Te recomendaría apuntarte a clases de yoga y de pilates para tener mayor elasticidad, dicen que las mejores egobloggers salen nada más y nada menos que del Circo del Sol. La clave aquí es ser lo más antinatural posible para llamar la atención y conseguir seguidores.

Otras poses que también triunfan mucho son: paseando, pensativa, mirando a un lado con los brazos cruzados, soñadora mirando al infinito y por supuesto, cruzando un paso de cebra o una calle. Una vez tengas la pose tienes el 50 por ciento del trabajo.

Añade ítems a las fotos

Aunque hayas conseguido hacer la postura del maullido del gato de yoga con un look de Balenciaga te estarás preguntando por qué no suben tus visitas. Ten en cuenta elementos nuevos que suelen ponerse de moda, en cuanto veas el primer elemento en un blog corre a copiarlo.

Lucha contra las estaciones

¿Es invierno pero tú tienes una preciosa falda de verano que te mueres por enseñar? No pasa nada: una “egoblogger” está hecha de otra pasta, usaras sandalias en invierno y botas en verano, trikinis en noviembre y abrigos en primavera. Porque debes ser la primera en mostrar las últimas tendencias y ya sabemos que las tendencias de verano salen en invierno y viceversa.

Toma mucha vitamina C y aguanta el temporal.

Hazte fotos en lugares raros

Una “egoblogger” nunca deja de trabajar, siempre está creando y pensando en próximos looks. Por eso, si te vas de viaje y encuentras un lugar raro, en ese lugar debe caer foto, porque nadie más tendrá una foto ahí. Basta ya de calles bonitas y fábricas abandonadas. Tú has venido aquí a comerte al resto de “egobloggers”.

Sal a la calle con todas las tendencias encima

Porque nunca vas a tener claro qué tendencia es un sí y qué tendencia es un no, así que póntelo todo: combina ropa de verano con ropa de invierno, estampados con colores chillones, sandalias con calcetines, una máscara de gas con un pañuelo. ¡Todo!.

El truco es tener un ventilador en el techo de tu habitación, lanzar toda la ropa que tengas y ponerte lo que te caiga más cerca.

Actualízalo mucho, compártelo todo

Un “egoblog” no puede permitirse unas vacaciones. No puede estar un mes sin publicar. Si vas a meterte en este negocio, ten en cuenta que es un trabajo 24/7. Quizás hay días que no te apetece, días que no sabes qué contar. Sorry, eso no vale.

Actualiza todo el tiempo y si no estás actualizando comparte tus cositas.

Siempre positivo, nunca negativo

Todo es bonito en la vida de una “egoblogger”: un café, un gatito, una ensalada o una cañería. Si eres una persona oscura o negativa este no es tu sitio. Porque la vida de una “egoblogger” siempre es maravillosamente dulce y feliz. Eso es lo que quiere ver la gente de tí y no tus momentos de tristeza y soledad.

Se puede considerar egoblog a cualquier blog, sea de la temática que sea. Tan solo hace falta que sea personal. Y es este punto el que lo hace especial o “egocéntrico”.

Será, en todo caso, su personalidad la que me llame a seguirlo o no. Lo que sí es cierto que los egoblogs y sus egobloggers suelen adjudicarse a blogs de moda.

Pero debe quedar claro: ni todos los blogs de moda son “egoblogs”, ni todos los “egobloggers” deben ser necesariamente de moda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada