jueves, 6 de febrero de 2014

EN EL DÉCIMO ANIVERSARIO DE LA RED SOCIAL MÁS POPULAR, TE DAMOS CLAVES PARA CUIDAR TU INFORMACIÓN Y VIDA PRIVADA EN LAS REDES SOCIALES.

Una de tus conocidas, Carla, se acaba de comprometer y tú sabes cómo iba vestida, sabes si su novio se arrodilló o cómo preparó la pedida de matrimonio y dónde, sabías todo eso casi al mismo tiempo que sucedía, y eso que no es una de tus mejores amigas y no te lo estaba contando ella misma, lo estaba publicando en su muro de Facebook, así tu y sus otros 1300 contactos estaban viviendo ese importante acontecimiento en la vida de Carla. Pero, ¿realmente te importa? Es solo una conocida… ¿No crees que todo eso es muy privado y no debería estar en su muro de Facebbok?

Actualmente hay una delgada línea entre lo público y lo privado gracias a la redes sociales, y muchas veces dar demasiada información sobre tu vida, puede representar un peligro o simplemente una imprudencia de la que después te puedes arrepentir.

“Alguna vez he publicado fotos de fiestas en las que estoy tomando, subo las fotos desde mi celular en la euforia del festejo, pero después me arrepiento y tengo que borrarlas, a veces es muy tarde y la mitad de mis contactos ya me vio bebiendo”, dice Alejandra, usuaria de Facebook.

Privacidad

El consultor en comunicación y tecnología Marcelo Durán, asegura que una de las grandes críticas que se hizo a Facebook en sus inicios era la posibilidad de duplicar y crear cuentas falsas a partir de información de terceros.

Como una manera de cerrar esa incertidumbre, Facebook solicita que los usuarios verifiquen sus cuentas con un número de teléfono celular, publiquen información válida sobre estudios, empleos y otros datos, para poder corroborar esta información con sus contactos.

“Por lo tanto, mientras más real sea la información que publiques, mejor calidad de contactos tendrás (en la lógica de Facebook). Pero por otro lado, la seguridad y la privacidad de dicha información también se han convertido en un problema ya que los límites entre lo público y lo privado son muy subjetivos”, explica Durán.

El especialista recomienda visitar el centro que ha creado Facebook (www.facebook.com/safety), donde se encuentra tips de seguridad para padres, adolescentes y profesores que son los más afectados al respecto.

“Facebook promueve que llenes tu perfil completo para mejorar el algoritmo de sugerencia de amigos e intereses. Y eventualmente, con el avance de los sistemas de validación, ya no sólo se verificará por SMS a un teléfono, sino probablemente con huella digital (iPhone5S) o con lectores de retina”, concluye Durán.

Estamos en red

Las redes sociales nos permiten estar en contacto con multitud de amigos en tiempo real, compartir fotografías o comentarios con ellos. Por otro lado, cuentan con muchos puntos oscuros, en cuanto a nuestra privacidad se refiere.

La página web protegetuinformación.com, aconseja ser prudentes compartiendo información en las redes sociales ya que no existen garantías en la confidencialidad de nuestra información.

Las redes sociales, hoy en día, se han convertido en un punto central del funcionamiento de Internet. Prácticamente todo el mundo está en alguna, ya sea una red personal o una red profesional y, la mayor parte de la gente, está en muchas.

Las recomendaciones de precaución y de buenas prácticas se vuelven especialmente importantes en las redes sociales. Todos los comentarios que se pueden hacer sobre el uso de los chats, la navegación y el correo electrónico, aplican a las redes sociales en su máximo grado, ya que todas ellas incorporan la suma de todas esas funcionalidades.

En las redes sociales, el propio usuario se convierte también en generador de comunicaciones no deseadas. También existe un problema en cuanto a la generación de contenidos protegibles por propiedad intelectual o por el derecho a la propia imagen por estas redes, ya que muchas de ellas, en el caso de realizar una inclusión de contenidos, adquieren directamente una licencia sobre los mismos.

Lo que NO debes publicar

Conversaciones personales

En las redes sociales es posible enviar mensajes personales o postear notas en el “muro” de otro usuario. El muro lo puede ver mucha gente y el problema surge cuando se publican asuntos personales y privados que no deben ser compartidos. Antes de enviar un mensaje que todos pueden ver, analiza si es algo que se puede compartir con familia o amigos.

Planes sociales

Compartir los planes sociales del fin de semana no es una buena idea, al menos que las publicaciones sean para invitar a personas que forman parte de su red virtual. Piensa: si publicas que te verás con alguien en un determinado lugar y el ex de esa persona ve tu mensaje y decide acudir al lugar en el momento del encuentro… mejor ahórrate problemas de ese tipo.

Fotos personales

Las webs de redes sociales son un lugar común para que las personas compartan fotos, pero si estás entre los usuarios que no restringen acceso a su perfil, entonces esas fotos están publicadas para todo el mundo. El hecho es que muchas personas mal intencionadas usan internet para encontrar víctimas y enterarse de sus movimientos. Si publicas fotos de tu familia y haces comentarios en ellas como “mi marido está fuera de la ciudad este fin de semana” o “ que grande esta mi hijo! lo suficiente para quedarse en casa solo”, entonces la seguridad de su familia (incluso la tuya) puede estar en peligro.

Teléfono y dirección personales

Si se compartes la dirección y número de teléfono en una red social, te estás exponiendo a posibles robos de identidad y otros peligros personales como robos, asaltos, secuestros, etc. ¿Tu dirección está en tu perfil? Y si se te ocurre publicar que te vas de vacaciones… Eso es una invitación para posibles ladrones.

Contraseña

Compartir la contraseña con un amigo, novia, novio, etc… Mejor no. No reveles tu clave con nadie para que no tengas que preocuparte por personas que tengan acceso directo a tu información personal.

Elige qué compartir

Se puede seleccionar y configurar el nivel de privacidad de la red social, pero el hecho es que, esto no nos asegura que las publicaciones no sean vistas por personas que no conocemos, aunque tengas configurado el nivel de seguridad al máximo. La red social tiene por esencia el hecho de compartir, por eso, si piensas que tu publicación está segura, ten en cuenta que puede ser fácilmente compartida.

“Ante la duda, no publiques” es un buen consejo y siempre recuerda que cualquier cosa que compartas en una red social puede llegar a manos de cualquiera.



QUICKIE

Las investigaciones conducidas por la Universidad de Harvard indican que al compartir información el cerebro activa la región que controla las recompensas neuroquímicas. Estos resultados, indica el científico social Sherry Turkle, sugieren una pérdida de la capacidad de separar el ámbito personal del público.



Modelo/Diana Verduguez

Fotos/Álvaro Gumucio Li//

Maquillaje/Álvaro Eid/ 77445770

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada