jueves, 12 de diciembre de 2013

El peligro acecha en las redes sociales

Al crear una cuenta de correo electrónico y facebook, que a simple vista son inofensivos, ningún usuario considera los peligros de ceder sus derechos sobre lo publicado. Muchas personas utilizan esta información en su beneficio para ejercer poder sobre sus víctimas y obligarlas a hacer lo que ellas quieran, esto se conoce como violencia digital.

Una de las formas de ejercer esta violencia es el cyberbullying que mediante rumores, humillaciones, apodos y amenazas, por medios telemáticos, provocan el acoso escolar, que el 2009 cobró la vida de 148 niños y adolescentes en México. En esta figura existen tres actores los agresores, las víctimas y los testigos silenciosos que se convierten en cómplices de la agresión.

El bullying cibernético es una forma de abuso que se da entre iguales, pero no siempre en todos los casos. Sus consecuencias son diferentes de acuerdo con el uso telemático en el celular, internet o videojuegos online, principalmente para ejercer el acoso psicológico entre niños de la misma edad.

Existe un espacio denominado lajaula.net en los que se publica chismes de escuelas y colegios, cuya intencionalidad es la burla o difamación a estudiantes bajo el amparo del anonimato, un claro ejemplo del cyberbullying. Allí se toma una fotografía de la víctima para sujetarla a votación acompañada de una lectura que diga la menos inteligente y la cuelgan en internet o imágenes comprometedoras como forma de acoso escolar.

Femenina quiso conocer la importancia de prevenir la violencia digital en el tema de cyberbullying, que ha comenzado a cobrar vigencia por el uso de las redes sociales mediante el celular, y al respecto conversó con Eduardo Rojas, director de Fundación Redes para el Desarrollo Sostenible.

“En los últimos 10 años la mentalidad de la gente ha cambiado y también sus prácticas sociales en cuanto al entorno tecnológico, donde aparecen figuras como la violencia digital ejercida mediante el celular, redes sociales o internet, a través de ellas se sufre de acoso de parte de compañeros y extraños”, explicó Rojas.

DESAFÍOS

El experto aseguró que uno de los principales retos es que las autoridades de los diferentes países más allá de crear un soporte legal contra la violencia femenina, a niños y adolescentes, creen alguna ley que proteja a este grupo vulnerable del acoso digital a los que son sujetos y, que hasta el momento, no existe en el país.

“La sociedad de la información tiene grupos vulnerables, uno de ellos son las mujeres porque existe una sobre- exposición de datos personales del usuario. Existen cybercafés que están ligados al crimen organizado para reclutar personas para la trata y tráfico de personas, además del narcotráfico”, dijo Rojas.

Precisamente los cybercafés son lugares de socialización entre adolescentes y los padres confían en estos lugares. Lamentablemente, las personas que administran los equipos pueden tener acceso a las claves de quienes visitan estos sitios e incluso lucrar para recuperar las mismas cuando se desconoce el manejo del servicio.

Muchos niños y adolescentes cuando abren una cuenta de correo electrónico o facebook no consideran importante habilitar los niveles de privacidad y quien presta el servicio realiza cambios constantes en esta página cada 3 a 4 meses, entonces hay que adivinar dónde cambiar esta información y, por lo general, nadie cuida el acceso a sus contactos y fotografías publicadas.

“Desafortunadamente no hay los estándares necesarios para seguir una investigación de la criminalización en estos procesos, a ellos se suma la falta de una ley contra el acoso digital, muy poco se puede hacer para proteger a los niños y adolescentes de esta amenaza, pese a existir un soporte legal de protección a la mujer o contra el racismo. Entonces la alternativa será adecuar estos delitos a las leyes vigentes”, afirmó el representante de Redes.

PREVENCIÓN

Rojas explicó que la población boliviana tiene un 52 por ciento de usuarios varones frente al 48 por ciento de mujeres con un mayor riesgo de vulnerabilidad debido a la cultura machista. Tampoco existe una cultura digital, porque no se tiene un dominio de las tecnologías, por ejemplo: si una computadora no tiene windows y google muchos no sabrían por dónde empezar a manejarla.

“Bolivia se ha convertido en un punto de referencia en la región debido al estudio del comportamiento de riesgo digital que muestra la sobre exposición de datos personales, el estado en que se encuentra la persona: triste, peleando, fugas de casa, enamorando o finalización de una relación, lo que provoca vulnerabilidad”, acotó Rojas.

Otro riesgo común es la sobreconfianza en las aplicaciones de servicios electrónicos, en especial lo gratuito, del cual se debería sospechar,porque se está pagando con los datos personales. En los cuales piden el correo y contraseña para acceder a esta información o juego.

“Los padres deben entender que se vive en una nueva sociedad de la información y que el acceso de sus hijos a la tecnología es inevitable. La principal barrera de padres y maestros deberá ser romper el miedo a la tecnología y reconocer, que si bien sus hijos manejan ésta sólo lo hacen como consumidores y que están en igualdad de condiciones, lo importante es conocer cómo funciona, activar los niveles de privacidad y publicar lo necesario”, finalizó el ejecutivo de Redes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada