jueves, 29 de agosto de 2013

A PESAR DE QUE LAS GOOGLE GLASS NO HAN SALIDO A LA VENTA, EL INNOVADOR DISPOSITIVO ESTÁ SIENDO PROHIBIDO EN CADA VEZ MÁS LUGARES PÚBLICOS.

Este ordenador que lleva integrada una cámara y que se coloca junto a un ojo consiste en unos lentes de realidad aumentada que permiten al usuario, entre otras cosas, tomar fotos con solo guiñar un ojo y grabar vídeos sin que nadie se dé cuenta, además de subirlos a Internet en solo unos segundos gracias a la conexión Wi Fi o Bluetooth.

Con órdenes de voz, los usuarios pueden buscar direcciones, consultar el correo electrónico o conectarse a las redes sociales.

Además de fascinar por su facilidad de uso, el dispositivo también ha generado preguntas sobre si es ético llevar estas gafas computarizadas en lugares públicos donde podría emplearse para grabar a otras personas sin su permiso.

Esos temores son el motivo para que se haya prohibido usar las Google Glass en varios lugares.

TECNOLOGÍA. Google Inc. afirma que Glass permitirá que la tecnología sea más manejable y conveniente en situaciones sociales en vez de estar sacando el teléfono para recibir los mensajes, pero los críticos opinan que Glass es un ejemplo más de lo esclavizada que está la gente a sus aparatos digitales y un indicio de que la tecnología atenta contra la privacidad.

Solamente unas 10 mil personas en Estados Unidos podrán pagar 1.500 dólares para adquirir una versión a prueba de Google como parte del programa "Explorer".

Por eso me interesé en ver de qué se trataba. Finalmente lo logré la semana pasada, cuando Google invitó a unos pocos reporteros y blogueros especializados en tecnología para probar Glass bajo supervisión de la compañía, en una oficina especialmente equipada en San Francisco que Google llama "campamento base".

Solo ocho solicitudes de The New York Times, Facebook, Twitter, Path, Evernote, CNN, Tumblr y la revista Elle fueron aprobadas para su uso en la edición Explorer. Lamentablemente, ninguno de los modelos de Glass que nos permitieron probar contenía todas las aplicaciones ("Glassware") diseñadas para el artefacto. En cambio, CNN fue la única disponible para esta prueba. Tampoco pude conectarme con mi Gmail para probarlo con Glass.

CÓMO FUNCIONA. Para encender Glass se da un golpecito con el dedo en la parte derecha del armazón. También se puede activar inclinando la cabeza hacia arriba. Los usuarios deben encenderlo con frecuencia porque cuando no se usa se apaga automáticamente más o menos a los 30 segundos.

Esto tiene el propósito de prolongar la vida de la batería (solo dura unos 90 minutos si uno graba muchos videos, pero Google dijo que para la mayoría de los usuarios puede durar un día entero).

Glass toma fotos con una cámara de 5 megapíxeles o graba videos de alta definición (720p) que ofrece una perspectiva interesante de cómo el usuario ve por sus propios ojos. Lo hace por comandos orales, como "OK Glass, toma una foto" o "OK Glass, graba un video".

Glass se puede conectar con internet por medio de una red de Wi-Fi o conectándolo al teléfono multiusos por medio de Bluetooth.

La pantalla diminuta está alineada ligeramente por encima del ojo derecho para no impedir el contacto visual con otras personas.

ESPACIOS PROHIBIDOS

Bancos y cajeros automáticos

En nuestros tiempos, en los que la usurpación de identidad no es nada raro, los bancos reaccionaron con angustia ante la perspectiva de un uso generalizado de las Google Glass. Al fin y al cabo no es nada descabellado pensar que el propietario de uno de estos dispositivos podría colarse detrás de un cliente y sacar una foto de sus datos personales o de información de la cuenta bancaria.

Recintos deportivos

Si usted ha asistido a eventos deportivos o musicales sabe perfectamente que normalmente no se permiten las grabaciones de vídeo. Saltarse esa norma era fácil cuando los móviles inteligentes no estaban tan extendidos, pero hoy en día las medidas de seguridad se han puesto al día y si alguien intenta grabar uno de esos espectáculos los responsables de seguridad lo identifican rápidamente. Dado que en estos lugares cualquier tipo de cámara de vídeo está prohibido, es lógico que Google Glass no sea una excepción.

Vestuarios

Una cosa es fotografiar a personas en lugares públicos, y otra muy distinta es sacarles fotos o filmarlas cuando están desnudas. Por eso no debería asombrarnos que se prohíba introducir las Google Glass a cualquier tipo de vestuario.

Cines

La industria cinematográfica es muy celosa de todo lo relacionado con la propiedad intelectual. Igual que en los recintos deportivos y las salas de conciertos, en los cines se controla que nadie grabe la película durante la proyección. Por lo tanto, en lo que se refiere a Google Glass, no se permitirá en cines.

Autos

Los legisladores de los estados estadounidenses de Virginia Occidental y Arizona quieren prohibir que los conductores lleven las Google Glass por razones de seguridad, argumentando que el dispositivo distrae la atención de lo que pasa en la carretera.

Es muy probable que el Gobierno federal y los otros 39 estados que ya han prohibido escribir mensajes de texto estando al volante hagan lo mismo.

Clubes de strip tease

En muchos de los clubes de danzas eróticas más exclusivos se les pregunta a los clientes a la entrada si llevan celulares y dispositivos de grabación. No es de extrañar que algunos clubes de Las Vegas ya hayan informado a sus clientes de que sus Google Glass no les acompañarán a la sala.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada