lunes, 1 de julio de 2013

Uso de redes sociales y trastornos alimentarios, una relación que crece entre mujeres adolescentes

"Hola mis princess (…) Adoro a cada una de las princesas, aunque no las conozca, que se levantan a diario luchando por su sueño, que tienen una voz interna que les dice que no coman porque están gordas o que vomiten (…) Yo vivo con esto y hay días en que me confundo, sólo miro al espejo y espantada veo asquerosos gordos (…) La comida es mi enemiga, es un veneno que me mata interiormente. Gracias chicas por todo su apoyo ustedes me dan energía para luchar", se lee en un blog, al que se ingresa con un solo clic.

Al igual que este mensaje, hay otros miles que circulan como un virus a través de la web. Con sólo una búsqueda rápida por Internet de los términos anorexia o bulimia los primeros resultados que se obtienen son de blogs de adolescentes que intercambian información sobre cómo sostener los trastornos de Conducta Alimentaria (TCA) como los mencionados.

"Una chica que quiere bajar de peso a un sólo clic encuentra en Internet dietas, consejos e incluso metas para bajar de peso. Estas páginas favorecen a la anorexia y la bulimia; son creadas por personas enfermas con el fin de justificar sus patologías. Si bien en muchos países fueron clausuradas, surgen otras. En este sentido las redes sociales son un espacio virtual donde en intimidad (las personas) entran y chatean con otras compartiendo experiencias refugiándose en ellas", expresó Rodolfo López, psiquiatra especialista en TCA.

Las redes sociales que hoy están a disposición en Internet, si bien no son fuente de origen de los TCA, la agravan ya que aportan, de manera negativa, en su propagación, sobre todo, en las mujeres, quienes resultan ser las más afectadas, coincidieron especialistas en el tema en contacto con Los Tiempos Digital.

"He tenido el caso de una chica que entró mucho a estas páginas, que son sumamente dañinas, y que favorecen a estos trastornos. (En estos sitios) había mucha gente de Argentina, Chile, Perú, España de todas partes que se conectaban con ella e incluso le mandaban mensajes de texto a su celular felicitándole y dándole ánimos. Le decían: `sigue así. Va a ver un concurso esta semana, entre nosotras, para ver quién, baja dos kilos´. Internet es la ventana ideal dónde encontrar la motivación necesaria para continuar", relató López.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la prevalencia de baja talla aumentó progresivamente, entre mujeres de 12 a 17 años, quienes resultan ser las afectadas por la práctica de estas conductas alimentarias.

"Uno de los mayores factores que llevan a una persona a un TCA es el medio, en este caso, por ejemplo las redes sociales, donde estamos expuestos a otras personas, quienes influyen en lo que culturalmente es aceptable o no. La sociedad, hoy, dice que la mujer debe ser delgada a diferencia de años anteriores en los que la figura de la mujer era distinta. Todo ello sumado a una baja autoestima puede ser grave para alguien que sufre un trastorno", manifestó Isabel La Fuente, doctora en Psicóloga Social.

Se conoce que el 37 por ciento de las mujeres jóvenes sufre desórdenes alimentarios que son vistos como un paso previo a la bulimia y la anorexia.

"Las redes sociales visuales como Facebook, Instagram o Pinterest promueven el uso de la imagen como un recurso que refuerza la identidad digital. Un extremo de esta idea es el "setxing", donde el usuario se toma fotografías y las publica en su perfil. Esto es recurrente entre adolescentes y subyace en el uso tecnológico como refuerzo de la identidad a través del cuerpo, permitiendo que la cultura del cuerpo se haya visibilizado a través de las redes sociales", explicó Marcelo Durán, consultor de Tecnologías de Información y Comunicación (TIC).

En 2011 Facebook y Tuenti retiraron de sus espacios contenidos que hacían apología de la anorexia y la bulimia, después de que la Agencia de Calidad de Internet (IQUA) en colaboración con la Asociación contra la anorexia y la bulimia- presentó un informe referente a la proliferación de estos contenidos.

"Una persona que ya tiene tendencias a la bulimia o anorexia, con o sin uso de redes sociales, tendrá los síntomas y sus respectivas consecuencias, pero, si se agrega el factor visual, esta misma persona puede tener mayores antecedentes de comparación", remarcó Durán.

Se prevé que actualmente, en Bolivia, existen 420 mil usuarios entre 13 y 17 años, representando el 20 por ciento del total de la población de usuarios de Facebook, la cual tiene políticas de privacidad y seguridad exclusivas para adolescentes en: www.facebook.com/safety.

Según estudios realizados, por la Universidad Católica San Pablo, la ciudad de Tarija presenta el segundo lugar en Bolivia con más casos de anorexia o bulimia. Registrando a seis de cada 100 adolescentes con TCA.

"La mayoría son adolescentes mujeres y el 10 por ciento que sufre de TCA, de anorexia especialmente, fallece. Los casos van en crecimiento en el país. Un 3 por ciento de los escolares tiene un trastorno clínicamente declarado, según un estudio que realicé en algunos colegios de La Paz", lamento López, quien lidera grupos de ayuda a personas con TCA en la ciudad de La Paz.

Los aspectos de identidad se construyen en esta edad y es donde el descubrimiento del cuerpo puede tener (buenas o malas) consecuencias si no se tiene consciencia de su impacto en las redes sociales. La presencia de conductas alimentarias de riesgo en la población adolescente se ha convertido en un problema social, según la OMS.

El rol de los padres

"El rol de los padres es muy importante. Mucho tienen que ver los padres en la educación, sobre todo en la autoestima. Muchos padres cuestionan al hijo, se burlan porque es gordito etc. Hay que aceptarlos como son y más bien contribuir a que ellos tengan una vida saludable (…) y monitorear qué hacen en las redes sociales, con quiénes hablan, cuáles son sus actividades", expresó La Fuente.

En la misma línea, Durán manifestó que los padres son los principales educadores desde el núcleo familiar, Pero no desde una mirada vigilante y controladora, sino desde el conocimiento de la tecnología y del cómo utilizarla. "Un padre que no tiene Facebook puede conocer poco de lo que su hijo o hija hace en él", agregó.

Carencia de campañas de concienciación

En Bolivia, hay muy pocas campañas de concienciación sobre los TCA, al respecto La Fuente manifestó: "Lo que hay que desarrollar es la cuestión de la tolerancia. El problema es que queremos que todas las personas sean iguales. Es decir que sólo es guapa una chica que es delgada. Deberíamos comenzar con campañas de concienciación, sobre todo, en las escuelas".

Por su parte, Durán remarcó que el Gobierno tiene la responsabilidad de reforzar programas de protección digital desde las diferentes instancias del Estado con campañas vinculadas a la enseñanza de lo qué es la cultura digital.

"En la actualidad, sólo se habla de lo cuantitativo (velocidad, precio, acceso), pero muy poco de lo cualitativo, es decir, qué hacemos en internet y qué provecho le podemos sacar", puntualizó.





Datos

La anorexia nerviosa es un trastorno alimenticio. La persona que padece de ésta se priva de ingerir alimentos, en su mayoría, los que no son "light". Como consecuencia pierde peso drásticamente.

Las personas que padecen de bulimia se autoprovocan vómitos, sobre todo cuando comen en exceso. También ingieren purgantes (laxantes) para eliminar los alimentos ingeridos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada