lunes, 22 de abril de 2013

Google ¿Qué pasa con la cuenta de un usuario cuando este fallece?

Google ha decidido dar una solución en el manejo de los datos digitales después de la muerte del usuario. Hasta ahora, se trataba de un problema de difícil solución y que ha generado más de un problema de cabeza sobre el destino de las cuentas y los datos almacenados en la red tras un fallecimiento. La compañía ha puesto en marcha una herramienta que permite decidir la suerte de las cuentas de productos de la empresa como Gmail, Google+ o Google Drive tras un periodo de inactividad. Algo así como un “testamento digital” para que nuestros familiares o amigos puedan gestionar nuestro legado en la red.

La herramienta de Google recibe el nombre de “Administrador de cuentas inactivas”. Aunque está pensada de forma general para cualquier tipo de inactividad, por ejemplo, que dejemos de usar los productos de Google, lo cierto es que esta herramienta está orientada principalmente al legado digital. A través de este administrador contamos con opciones como eliminar todos nuestros datos tras el periodo de inactividad o legar el control de nuestras cuentas a un contacto favorito, como un familiar o un amigo. Para acceder a esta nueva función, hay que acudir a la configuración de Google haciendo clic sobre la foto de perfil que aparece en la parte superior derecha de la pantalla y después sobre “Cuenta”.

En la pantalla de configuración hacemos clic sobre “Obtener más información y acceder a la configuración” bajo el título de “Administración de la cuenta”. La primera de las opciones que podemos activar es la posibilidad de que Google nos mande una alerta a través de un mensaje al teléfono celular o un correo electrónico antes de que se vaya a producir una acción en nuestra cuenta. Las opciones del periodo de inactividad son cuatro. Tres meses (el aviso se realiza a los dos meses), seis meses (el aviso se realizará a los cuatro meses), nueve meses (el aviso llegará a los siete meses) y un año (el aviso llega a los nueve meses).

El siguiente de los pasos es quizá el más importante. En él se nos ofrece la posibilidad de añadir hasta diez contactos de confianza para que puedan acceder a nuestros datos. El usuario puede configurar los servicios a los que podrá acceder el contacto, como por ejemplo el correo electrónico Gmail, el servicio de almacenamiento Google Drive, la red social Google+ o incluso YouTube (hasta un total de más de diez servicios). Una vez que se cumpla el periodo de inactividad de nuestra cuenta, los contactos tendrán tres meses para acceder a los datos contenidos y podrán descargar todos aquellos que se quieran conservar.

Para llevar a cabo la entrada en dichos servicios, hay que introducir un número de teléfono del contacto. Cuando se cumpla el periodo de inactividad, el contacto recibirá un mensaje con un código de verificación que tendrá que insertar para acceder a nuestros datos. La última de las posibilidades que permite Google es la de eliminar la cuenta y todos los datos del usuario una vez se hayan cumplido los tres meses de los que dispone el contacto de confianza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada