miércoles, 9 de febrero de 2011

Facebook y BlackBerry: herramientas de la prostitución

Muchos pensaban que Craigslist y sección de servicios para adultos eran la puerta a un mundo de actividades criminales en la Red, entre ellas la prostitución, por lo cual el sitio web cerró la sección en diciembre (inglés). Si Mark Zuckerberg se toma igual de serio un estudio que muestra lo útil que es Facebook para las prostitutas de Nueva York, tendría que cerrar su negocio o hacer algunos cambios drásticos.

Según un estudio realizado por la Universidad de Columbia en Nueva York publicado por Wired (inglés), desde 2008 al menos el 25% de la clientela de las trabajadoras sexuales de Manhattan viene de la red social. Esto la pone en el segundo lugar como fuente de trabajo para las prostitutas, quedando por encima de sitios como bares, hoteles y hasta establecimientos de bailes eróticos (o ‘strip joints’).

En 2003, la única herramienta tecnológica que usaban las trabajadores sexuales era Craigslist, la cual les proporcionaba el 9% de sus clientes. Gracias al cambio de tendencia a favor de Facebook, el 83% de las prostitutas neoyorquinas tienen un perfil en la red social con miras profesionales. El estudio estima que este año Facebook se convertirá en el destino en línea #1 para la prostitución.

Pero las prostitutas no solo están usando la Red para aumentar su negocio, también echan mano de los BlackBerry. Estos dispositivos son una de las tres ‘mejoras’ más comunes que se hacen las prostitutas (además de teñirse el pelo de mono y charlarse a los recepcionistas de los hoteles para que les den suites y habitaciones buenas a precios más cómodos).

Según el estudio, “para los clientes estos dispositivos son un símbolo de una ida profesional que sugiera que la trabajadora está libre de drogas y enfermedades”. Llevar otro tipo de smartphone no parece es muy popular entre este grupo de personas, pues el 70% usa BlackBerry, el 19% iPhone y lo poco que resta se lo reparten Android y los otros aparatos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario